LA EXPANSIÓN
DEL ZAPATISMO:
CONSTRUYENDO
LA HISTORIA EN
CLAVE SURIANA.

Por Baruc Martínez Díaz.


Extracto:

    El segundo viernes de Cuaresma de 1911, un grupo de habitantes de los valles centrales morelenses -entre ellos se encontraba Emiliano Zapata- se reunieron en Cuautla, aprovechando las tradicionales festividades que ahí se llevaban a cabo.

    El motivo de dicho encuentro había sido ponerle fecha al levantamiento armado contra el régimen del vetusto presidente Porfirio Díaz, que llevaban planeando meses atrás.

    La drástica decisión de colocarse entre la vida y la muerte fue fijada en el calendario y en la geografía: 11 de marzo de 1911 en el zócalo de Villa de Ayala.

    Recurriendo a su bagaje histórico, los rebeldes se insurreccionaron en la madrugada del día acordado.

    Tomaron la presidencia municipal, se pertrecharon con las armas gubernamentales y liberaron a los presos.

    El profesor Otilio Montaño sintetizó en una frase el espíritu y los objetivos del naciente movimiento revolucionario: ¡Abajo haciendas, vivan los pueblos!

    El desafío contra el Estado estaba hecho.

    En los meses siguientes el movimiento rebelde se fue expandiendo y fortaleciendo con la adhesión de otros contingentes provenientes de los pueblos cercanos.

    A finales de mayo, el novedoso ejército revolucionario obtuvo su primera victoria significativa cuando logró tomar la segunda población más importante del estado, Cuautla, al derrotar a uno de los regimientos más afamados del orden porfirista: el Quinto de Oros.

    De junio a noviembre, los hombres jefaturados por Emiliano Zapata mantuvieron la esperanza de ver cumplidas sus expectativas: que aquel grito de Ayala se volviera una realidad generalizada.

    Pero las haciendas siguieron de pie y los pueblos sometidos.

    Hubo intentos de uno y otro lado para llegar a un acuerdo, pero las acciones del gobierno interino de Francisco León de la Barra, aunadas a las tibias respuestas del presidente electo Madero, fueron abonando la desconfianza de los campesinos insurrectos.

    Después de un intento artero para asesinar a Zapata, los rebeldes decidieron empuñar las armas de nueva cuenta hasta vencer o morir.

.
Fuente:


Baruc Martínez Díaz.
"La expansión del zapatismo: construyendo
la historia en clave suriana", en
Zapata. Entre la historia y el mito.
La Bola, revista de divulgación de la historia.
Año 1 Número 3. México,
octubre - noviembre 2019.