LA MUERTE DE
EMILIANO ZAPATA Y
EL SENTIR DEL
EJÉRCITO LIBERTADOR
DEL SUR.

Por Edgar Sáenz López.


Extracto:

    Simpatizantes del zapatismo se negaron a aceptar que el cadáver acribillado en Chinameca el 10 de abril de 1919 fuera del jefe Zapata.

    El señor Agapito Pariente estuvo convencido de que fue uno de los compadres de Zapata quien ofreció su vida para salvar al general:

    “Entró un señor que era su compadre, que se llamaba Joaquín Cortés, de Tepoztlán… [Entró] en lugar de Zapata, como tenía su caricatura de él, y le dio todo, el caballo y todo y se metió a la hacienda.”

    El capitán zapatista Margarito Pimentel afirmó también que no fue Zapata quién sucumbió ante las balas en Chinameca, sino que fue su compadre Jesús Delgado, quien se sacrificó por él:

    “Ese no se murió, porque en Chinameca el que murió fue Jesús Delgado de Tepoztlán. Que él entró a representar a los primeros descargues, Zapata se quedó sentado en la Piedra Encimada.

    Y a los primeros descargues Zapata se aventó a la barranca, y agarró rumbo a los Copales y allí se encuevó y ya no salió… Vino a los veinte días su compadre de Arabia y lo sacaron”.

     

.
Fuente:


Edgar Sáenz López.
"La muerte de Emiliano Zapata y el
sentir del Ejército Libertador del Sur", en
Bibliotecario. Investigación y Análisis. Año 18.
Número 112. Revista semestral. Dirección
General de Bibliotecas de la Secretaría de Cultura.
Número especial: Emiliano Zapata (1919 - 2019)
La muerte del hombre que hizo nacer una
historia. México, Junio 2019. Páginas 9 a 12.