LA MUERTE DEL
GENERAL ZAPATA Y
LA PRÁCTICA DE
LAS EMBOSCADAS.

Por Manuel González Ramírez


    Extracto:

    El 10 de abril de 1919 fue asesinado en Chinameca, Morelos, el Caudillo de la Revolución del Sur general Emiliano Zapata.

    Causó sorpresa la noticia y, sobre todo, saber cómo ese jefe había caído en una emboscada, víctima de la traición consumada por el coronel Jesús Guajardo, de las fuerzas constitucionalistas al mando del general Pablo González.

    La felonía estuvo desarrollada con magistral precisión.

    Guajardo simuló un distanciamiento con su superior Pablo González, al mismo tiempo que hizo llegar a Zapata la noticia de que estaba dispuesto a pasarse a su bando.

    Desconfiado como era el Caudillo del Sur, puso a pruebas a Guajardo, de las que éste supo sortearlas a satisfacción.

    El 9 de abril se realizó el acercamiento personal.

    Al día siguiente, en ocasión de una visita de Zapata a Guajardo, el clarín que rindió honores al jefe, fue al mismo tiempo la contraseña para disparar sobre él y sus acompañantes.

.
Fuente:

Manuel González Ramírez. "La muerte del
General Zapata y la práctica de las emboscadas
",
en Estudios de Historia Moderna y
Contemporánea de México
, México,
Universidad Nacional Autónoma de México.
Instituto de Investigaciones Históricas, v. 2,
1967, p. 211-247.