LA NOCHE DE ÁNGELES
Y PAISAJE ZAPATISTA;
TINTA Y PINTURA SOBRE
LA REVOLUCIÓN
MEXICANA.

Por Norma Angélica Cuevas Velasco.


Extracto:

    Este óleo es una obra paradójica desde el propio título: evoca un género de implicación figurativa (verosímil) que contrasta con el cubismo como modo de representación discursiva que alude, también desde el título mismo, a un personaje de la Revolución.

    En opinión de Fausto Ramírez, se trata de una especie de conceptualización del paisaje mexicano "barrido" por la Revolución.

    Rivera compone su paisaje más con emblemas que con "realidades visuales concretas".

    En Paisaje zapatista existe, además, una mezcla del cubismo con elementos tomados de una visión nostálgica de la guerra civil: la cartuchera, el fusil, el sarape y el sombrero, son atributos del discurso revolucionario.

    Se trata de una configuración visual y geometrizante propia del cubismo sintético, es decir, como abarcando varios puntos de vistas en una sola figura.

.
Fuente:


Norma Angélica Cuevas Velasco.
"La noche de Ángeles y paisaje zapatista;
tinta y pintura sobre la Revolución Mexicana",
en Revista Semiosis. Nueva época
Números 3 y 4. México, enero -
diciembre 1998. Páginas 150 a 155.