LA REVOLUCIÓN:
CARACTERÍSTICAS
ESENCIALES Y
PROCESOS
DEFINITORIOS.

Por Javier Garcíadiego.


Extracto:

    Las rebeliones de origen popular tuvieron otra naturaleza y otros objetivos.

    La primera en estallar fue la zapatista, a finales de noviembre de 1911 -el mismo mes que Madero asumió la Presidencia- amparada en el Plan de Ayala.

    Su escenario fue el estado de Morelos y las entidades vecinas, como Guerrero, Puebla, el Estado de México e incluso el Distrito Federal.

    Su objetivo era doble: derrocar al gobierno maderista, encabezado por un hacendado, y recuperar sus tierras y las facultades de sus instituciones y autoridades tradicionales.

    Sin embargo, su capacidad militar era reducida: además de no contar con armas y municiones suficientes, el Ejército Libertador del Sur consistía en la suma ocasional de pequeñas unidades defensivas que tenían los pueblos campesinos del centro y sur de México.

    Sin embargo, tenía gran fuerza política e ideológica, que provenía de la justicia de su causa.

.
Fuente:


Javier Garcíadiego.
"La Revolución: características esenciales y
procesos definitorios", en México 200 años.
La Patria en construcción. Presidencia de la
República. México, 2010. Páginas 292 a 323.