LA REVOLUCIÓN EN
LOS CORRIDOS:
LOS CORRIDOS DE
LA REVOLUCIÓN.

Por Aurelio González.


Extracto:

    Lógicamente los principales personajes de la política y caudillos nacionales, aunque también muchos locales, fueron los que alcanzaron una definición heroica en el corrido revolucionario; entre ellos sin duda destacan Francisco I. Madero, Emiliano Zapata, Francisco Villa, Venustiano Carranza y Álvaro Obregón y, en otra dimensión, con rasgos más novelescos, personajes como Felipe Ángeles, Benjamín Argumedo e Inés Chávez García, este último convertido al final de su vida en bandolero muy lejos de la lucha social.

    Probablemente la función noticiera del corrido hizo que en el corpus de textos corridísticos formado con el paso de los años se pueda seguir la historia y los aconteceres del movimiento revolucionario mexicano. Diversos trabajos así lo han entendido.

    Después de los Tratados de Ciudad Juárez (21 de mayo de 1911), que implicaban la renuncia de Porfirio Díaz, lo que seguirá serán los alzamientos anarquistas impulsados por el Partido Liberal Mexicano de los magonistas; el no acatamiento de los acuerdos y, con ellos, de la figura de Madero por parte de Emiliano Zapata y sus seguidores, que a partir de entonces fueron perseguidos por el ejército y considerados delincuentes comunes, por lo que el 25 de noviembre de 1911 lanzan el Plan de Ayala.

    Después Orozco apoyaría a Huerta y dejaría de ser "revolucionario", al grado que Zapata dice que su lucha es contra Huerta y Orozco.

.
Fuente:


Aurelio González.
"La Revolución en los corridos: los corridos
de la Revolución", en La Revolución mexicana
en la literatura y el cine. Olivia C. Díaz Pérez,
Florian Grafe y Friedhelm Schmidt-Welle,
editores. Iberoamericana / Vervuert Verlag /
Bonilla Artigas Editores. Madrid, España, 2010.
Páginas 33 a 46.