LA REVOLUCIÓN MEXICANA.
Por Vicente González Loscertales.


Extracto:

    Zapata y los suyos fueron los primeros en levantarse contra Madero, exigiéndole como condiciones para deponer las armas y disolver sus fuerzas la promulgación de la ley agraria, el retiro de las tropas, el indulto general para todos los insurrectos y la destitución del gobernador del Estado.

    Al no aceptar el presidente estas condiciones, se proclamó la rebeldía formal de 25 de noviembre de 1911, en el llamado Plan de Ayala, en el que se desconocía a Madero y se nombraba jefe de la revolución a Pascual Orozco y, en su defecto, a Emiliano Zapata.

    Bajo el lema de Tierra, Libertad, Justicia y Paz, el Plan, obra del maestro de primaria Otilio Montaño, trata de resolver el problema agrario en sus artículos 6 a 9 por medio de restitución, dotación y nacionalización de tierras, montes y aguas.

    La restitución se haría a los pueblos y ciudadanos que tuvieran títulos de propiedad; para la dotación se expropiaría la tercera parte a los monopolizadores, previa indemnización, y se nacionalizarían las propiedades de los enemigos del Plan, destinando dos terceras partes a indemnizaciones de guerra, pensiones a viudas y a huérfanos de la revolución.

    Pero la mayor importancia del Plan radica en su capacidad de canalizar las aspiraciones campesinas, no sólo del estado de Morelos, centro del poder zapatista, sino también en San Luis Potosí, con los hermanos Cedillo, y hasta en el lejano Chihuahua.

    El enfrentamiento armado comenzó inmediatamente y se extendió desde Morelos a los estados vecinos de Guerrero, Tlaxcala, Puebla, México e incluso el Distrito Federal.

    Las tropas del gobierno no lograron dominar la insurrección y fracasaron, tanto al aplicar la dureza represiva, lo que hizo el general Huerta, como una política conciliatoria, caso del general Felipe Argeles.

    Los campesinos siguieron luchando por conquistar sus derechos.

.
Fuente:


Vicente González Loscertales.
"La Revolución mexicana", en
La Revolución mexicana. Cuadernos Historia,
Número 16. Madrid, España, 1985.
Páginas 4 a 20.