LOS AGRARISTAS
ROJOS DE LA
POSREVOLUCIÓN.
ENTRE EL ZAPATISMO
Y EL LENINISMO.

Por Úrsulo Galván.


Diálogo entre Manuel Almanza
y Úrsulo Galván:

    M. A. Si la revolución ha de triunfar alguna vez en este país, no será sino ante el empuje arrollador de los trabajadores del campo (hay que...) aprovechar las enseñanzas de la historia; la Independencia, la Reforma y el derrocamiento de la dictadura, son victorias del campesinaje, hoy desorganizado y desarmado (...) y será el campesinaje el que llevará nuestra revolución social a su triunfo definitivo (pero además...) organizar a los campesinos y dotarles de armas significa garantizar las conquistas que hasta el presente ha logrado nuestra clase (...)

    U. G. ¡Si nuestro Zapata hubiere tenido la preparación de un Lenin! (...) ¡Si hubiere podido abarcar en su visión todos los aspectos del problema! (...)

    M. A. (Si, pero más que un caudillo hace falta...) un partido político de clase; un partido de vanguardia.

    U. G. Según esto necesitamos comenzar por la formación de un partido político clasista al que desde luego se irán afiliando los campesinos hoy desorganizados (...)

    M. A. No, es así como planteo la cuestión (...) Que sea necesaria la existencia de un partido realidad existen dos facciones que en lucha abierta y enconada (lucha de clases) pugnan por el dominio de la tierra (...) ¡Pueden acaso los agraristas de relumbrón, pueden los líderes socialtraidores reformistas, conciliar estos antagónicos intereses? (...) El mal radica en (el...) derecho de propiedad privada sobre la tierra, la abolición de este derecho no puede llevarla a cabo una legislación (...) los campesinos de México estuvimos a punto de realizar esta obra (...)

.
Fuente:


Úrsulo Galván.
"Los agraristas rojos de la posrevolución.
Entre el Zapatismo y el Leninismo", en
La Jornada del Campo. Número 26.
Suplemento informativo del periódico La Jornada.
México, 14 de noviembre de 2009.