LOS HISTORIADORES
Y LA GUERRA CIVIL
DE 1915.

Por Pedro Salmerón Sanginés.


Extractos:

    La guerra civil de 1915, que enfrentó a los partidarios de Venustiano Carranza, o constitucionalistas, contra los de Francisco Villa y Emiliano Zapata, llamados convencionistas, fue la etapa más violenta de la revolución mexicana.

    En ella se enfrentaron poderosos ejércitos mandados por jefes capaces, populares y carismáticos y terminó con la destrucción militar de uno de los bandos en pugna.

    SÍNTESIS DE LA VERSIÓN CANÓNICA.

    La ruptura entre los revolucionarios victoriosos, gestada por la rebeldía de Pancho Villa frente a las disposiciones de Venustiano Carranza, y a su carácter primitivo y brutal, se consumó al fracasar el intento conciliador de la Convención de Aguascalientes, reunida en octubre de 1914.

    La Convención, manipulada por los enviados de Emiliano Zapata y amenazada por las fuerzas militares de Francisco Villa, terminó desconociendo la autoridad legítima de Carranza, designando presidente provisional al general Eulalio Gutiérrez y al general Villa como jefe de operaciones militares contra las fuerzas leales al Primer Jefe.

    LA EXPLICACIÓN ESTÁ EN OTRA PARTE.

    Adolfo Gilly y Arnaldo Córdova muestran a los villistas y a los zapatistas como protagonistas de la revolución de los vencidos, de "la otra revolución", la que no se convirtió en el estado priista.

    Villistas y zapatistas, en sus libros, dejaron de ser una especie de hermanos descarriados de la única y unívoca Revolución o, peor aún, los “instrumentos de la reacción” presentados en las más maniqueas de las versiones oficiales.

    En Villa y también en Zapata, se imponía el criterio regional campesino", es decir, la necesidad de defender su tierra, de la que dependían no sólo por cuestiones logísticas, "sino ante todo por razones de prestigio y autoridad de dirigente campesino".

    Obregón pensaba como Ángeles, y cuando no se produjo la temida ofensiva, supo que tenía el tiempo que necesitaba y lo aprovechó febrilmente.

    Él luchaba por el poder, no por la tierra, como Villa y Zapata.

.
Fuente:


Pedro Salmerón Sanginés.
"Los historiadores y la guerra civil de 1915.
Origen y persistencia de un canon historiográfico",
en Revista Historia Mexicana. Volumen 43,
Número 4. El Colegio de México. México,
Abril - Junio de 2009. Páginas 1305 a 1368.