LOS PRINCIPIOS Y
LA POLÍTICA.

Por Enrique Dussel.

 

    Extracto:

    Cuando mataron cobardemente a Emiliano, lo expusieron durante días (como a Hidalgo) en la cercana Cuautla para que se constatara públicamente que había muerto realmente.

    "Una caravana interminable de campesinos, llegados de todos los pueblos del estado de Morelos, desfiló ante el féretro, calladamente y con lágrimas en los ojos" -escribe un autor-.

    Pero de inmediato el imaginario popular lanzó a rodar la tradición que no era Miliano el allí expuesto, que no tenía grabada en su pecho una manita conocida de nacimiento.

    "Dicen que lo vieron por el rumbo de Chinameca, que anoche lo vieron a caballo, que está yendo a Guerrero. Miliano se fue con un compadre, pero va a regresar el día menos pensado..."

.
Fuente:

Enrique Dussel. "Los principios y la política",
en Periódico La Jornada. México, 17 de
abril de 2005. Página 27.