MÉXICO: DEL ANTIGUO
RÉGIMEN A LA
REVOLUCIÓN. TOMO II.

Por Francois-Xavier Guerra.


Extracto:

    En este club hay numerosos vecinos de Villa de Ayala, pero también de pueblos vecinos más pequeños todavía, como Anenecuilco, entre ellos, Francisco Franco, Rafael Merino y un nombre que aparece entonces por primera vez a la luz, Emiliano Zapata.

    Éste es un propietario de Anenecuilco, buen jinete y experto en ganado, arriero a veces, pariente del antiguo agente de Porfirio Díaz en Villa de Ayala; es uno de los hombres más respetables de su pueblo, y se convertirá en su jefe un año más tarde.

    La presencia de Zapata, cuya familia es porfirista de tradición, muestra bien la incorporación al grupo de oposición de una parte de los porfiristas clásicos, progresivamente desamparados, y la ruptura del compromiso porfirista con los pueblos, ese compromiso del que Manuel Alarcón había sido el garante, cada vez más precario, en Morelos.

    El primero de febrero estalla en Cuautla un motín a la llegada del tren de los oradores escandonistas.

    El acontecimiento no provocó derramamiento de sangre, pero impresionó a las élites, más porque no había sido previsto por ellas que por su misma importancia.

    Las autoridades políticas practicaron entonces numerosos arrestos entre los dirigentes locales de los clubes leyvistas: Torres Burgos estuvo encarcelado varios meses, otros, como Genovevo de la O, huyeron a las montañas, o abandonaron provisionalmente el Estado.

    Las élites leyvistas, nacionales o regionales, dieron así marcha atrás.

    Antonio Sedano aseguró en cartas abiertas que jamás había prometido repartir las tierras, y que consideraba "sagrado e inviolable" el derecho de propiedad.

    El 7 de febrero Escandón fue "elegido" gobernador de Morelos.

    En Morelos, tras las elecciones de enero de 1909, las medidas tomadas por el gobernador Escandón no fueron las más apropiadas para curar las heridas.

    En junio de 1909, una nueva "ley de revaluación de bienes raíces" penaliza la pequeña propiedad, e indispone a los comerciantes.

    En otoño, diversas enmiendas constitucionales acrecientan los poderes del gobernador.

    En junio de 1910, son creadas las subprefecturas políticas y, sobre todo, se procede al cambio de jefes políticos que conocían bien los problemas de sus circunscripciones...

    Ante esta nueva ofensiva, el descontento de los pueblos crece.

    En septiembre de 1909, Emiliano Zapata había sido elegido jefe de su pueblo, Anenecuilco, en donde continúan los procesos con la hacienda vecina por tierras en litigio.

    En febrero de 1910, Zapata sufre el reclutamiento forzado en el ejército; aunque sea liberado en marzo de 1910, gracias a la influencia del yerno de Díaz, el rico hacendado Ignacio de la Torre y Mier, no regresa a su pueblo hasta septiembre, tras las fiestas del centenario, cuando Anenecuilco ha agotado ya todos los recursos legales para recuperar unas tierras indispensables para las próximas siembras, con vistas a una cosecha futura, única esperanza para poner fin a la escasez.

    Aunque los de Anenecuilco no han seguido más que de lejos la agitación antirreeleccionista, Zapata la ha seguido de cerca, como caballerango mayor de De la Torre en la ciudad de México entre marzo y septiembre.

    La exaltación política de la capital ha dejado, indudablemente, huellas en Zapata: tanto la movilización social como "la voluntad del pueblo" contrariada.

    A su regreso a Anenecuilco, una vez agotados los recursos legales, se utiliza la amenaza de la fuerza.

    Bajo la protección de ochenta hombres armados la gente de Anenecuilco siembra las tierras en litigio, y las autoridades de Villa de Ayala se retiran.

    Con la complicidad de las autoridades, el prestigio de Zapata crece en el otoño de la región: otros pueblos lo escogen como árbitro; dicta sentencias y derriba las barreras de las haciendas en las tierras en litigio.

    A finales del año de 1910, cuando la revolución maderista ya ha comenzado, Zapata es, de hecho, una autoridad en su comarca.

    Niega, entonces, ser maderista: es cierto que ocurren acontecimientos en el norte, pero el norte está muy lejos, y él espera.

.
Fuente:


Francois-Xavier Guerra.
México: del Antiguo Régimen a la Revolución.
Tomo II. Título original: Le Mexique,
De l´Ancien Régime á la Révolution.
Primera edición en francés, 1985.
L´Harmattan, París. Primera edición en
español, 1988. Segunda edición, 1991.
Sexta reimpresión, 2003. México, Fondo de
Cultura Económica. 547 pp.