MITO Y MEMORIA DE
ZAPATA EN MORELOS.

Por Samuel F. Brunk

 

    INDICE

    Como lo recordaba en 1974 la veterana zapatista Carmen Aldana, Emiliano Zapata tenía un compadre llamado Agustín Cortés, campesino de Tepalcingo, Morelos.

    Cortés, como Zapata, "usaba bigotes largos, namás que era más grande y más gordo" que "mi general".

    Según Aldana, Zapata desconfiaba del joven coronel carrancista Jesús Guajardo a quien trataba de convencer de unirse a las tropas zapatistas en una desesperada artimaña para preservar la buena suerte militar de su movimiento.

    La revolución estaba plagada de traiciones, y ya habían tenido lugar algunos atentados contra él.

    Debido a todo esto, cuando se encaminó al encuentro con Guajardo, Zapata lo hizo de manera muy cautelosa y Aldana, por su parte, estaba muy preocupada.

    Más aún, Zapata creía que la cerveza que Guajardo les envió ese día desde la hacienda de Chinameca –donde Zapata y sus soldados esperaban bajo los árboles– podía estar envenenada y se negó a beberla a pesar del calor.

.
Fuente:

Samuel F. Brunk.
"Mito y memoria de Zapata en Morelos",
en Historia de Morelos. Tierra, gente,
tiempos del Sur 1810-1910 / 2010
.
Nueve tomos. Director: Horacio Crespo.
Edición de Homenaje al Bicentenario de la
Independencia de México y al Centenario
de la Revolución Mexicana. Honorable
Congreso del Estado de Morelos (L Legislatura),
Universidad Autónoma del Estado de Morelos,
Ayuntamiento de Cuernavaca e Instituto
de Cultura de Morelos. México, 2009.

Edición digital. Tomo 7. Páginas 381 a 404.

Indice del libro completo.