OPERACIONES ESPECIALES
PARA ASESINAR
A EMILIANO ZAPATA.

Por Francisco Pineda.


Extracto:

    Las operaciones militares para asesinar a Emiliano Zapata comenzaron en 1911, inmediatamente después que se organizara el Ejército Libertador.

    Ese año hubo cuatro intentos fallidos que muestran desde el inicio cuáles fueron las fuerzas y las estrategias empleadas contra la revolución campesina de México.

    Primero fue una emboscada que montó el ejército federal en Jojutla -el 28 de abril de 1911- con apoyo de Ambrosio Figueroa y Guillermo García Aragón, maderistas.

    Estos últimos pusieron el ingrediente del engaño necesario para llevar a Zapata a la trampa.

    Hicieron creer que perpetrarían un ataque conjunto sobre Jojutla.

    Pero, antes de emprenderlo, el general en jefe del Ejército Libertador recibió información de cómo estaban dispuestas las fuerzas federales y maderistas en Jojutla.

    Figueroa acampó cerca de la ciudad sin ser atacado, mientras que la artillería y las ametralladoras porfiristas se hallaban concentradas en la zona donde los zapatistas iniciarían el asalto.

    En esta ocasión y en otras posteriores, el trabajo de información de los insurgentes salvó la vida de Zapata.

.
Fuente:


Francisco Pineda.
"Operaciones especiales para asesinar
a Emiliano Zapata", en
Memoria, Revista de Crítica Militante.
Centro de Estudios del Movimiento
Obrero y Socialista (CEMOS).
México, primer trimestre 2019. Páginas 36 a 40.