REIVINDICACIONES
ZAPATISTAS, UNA
CONSTANTE EN LA
HISTORIA DE MÉXICO.

Por Amparo González Ferrer.


Extracto:

    Según Wolf, en 1909 todos los miembros de la comunidad San Miguel de Anenecuilco eligieron un comité de defensa, nombrando como líder a un ranchero local llamado Emiliano Zapata, al que se le encomendó el cuidado de los documentos legales de la comunidad.

    Poco después, otras comunidades, Ayala y Moyotepec, empezaron a contribuir al fondo de defensa, y cuando se produjeron las primeras invasiones y ataques de los hacendistas contra las tierras comunales, Zapata y su grupo reaccionaron destruyendo las cercas erigidas y distribuyendo las tierras a los aldeanos.

    En estrecha relación con la nota anterior, el movimiento zapatista surgió como medio de defensa, no de las comunidades en sí mismas consideradas, sino de lo que era su misma vida, la tierra, tal y como revelan los artículos 6 y 7 del Plan de Ayala, elaborado por Zapata en 1911.

    En esencia, este ejército quería tierra; una vez que la conseguía todos los demás problemas parecían, en comparación, insignificantes.

    Esta limitación de objetivos redujo su atracción sobre otros mexicanos (Wolf, p. 55).

    Cuando alguien preguntaba a Zapata por la razón primera de su rebeldía, él mostraba los documentos de la comunidad (títulos de propiedad de las tierras comunales) y decía "por esto peleo"; "esto" era la tierra, no "las tierritas» que decía Villa sino, la tierra en un sentido religioso, "la madre que nos mantiene y nos cuida".

    "La Madre Tierra esconde el sentido último de la lucha zapatista, es el origen y el destino, por eso Zapata no quiere llegar a ningún lado, quiere permanecer".

.
Fuente:


Amparo González Ferrer.
"Reivindicaciones zapatistas, una constante
en la historia de México", en Nueva Sociedad,
Número 141. México, Enero - Febrero 1996.
Páginas 104 a 113.