RELATOS Y ANÉCDOTAS
DE UN CANTOR.
(1901-1954)

Por Miguel Navarro Martínez


    Extracto:

    En el mes de enero de 1915, al ver que ya no había manera de vivir mejor, pensé irme de zapatista con algunos voluntarios, que eran: Ignacio Vázquez, Sóstenes Sánchez, Abraham Blanquel, Manuel "El Calero" y otros más.

    Como Ignacio era muy amigo de mi papá, iba muy seguido a mi casa y yo le decía que me quería ir de zapatista; él no me hacía caso y yo le seguía insistiendo.

    Pero yo no iba por ser muy valiente, ni sabía qué bandera defendían, sino por montar buenos caballos; me gustaba la charreada.

    Hasta un día que estaba con mi papá platicando y tomando, le volví a decir y me dijo:

    - Qué, ¿de verdad quieres irte conmigo? Vete a mi casa y ahí tengo unos caballos entre los magueyes, ahí me esperas.

    Sin decirle nada a mi papá me salí y fui a ver a otros dos muchachos compañeros de escuela que querían irse conmigo a la revolución; uno se llamaba Lauro Becerril y el otro Isauro Gómez; los animé y nos fuimos para la casa de Ignacio.

    Serían como las diez de la noche cuando se reunieron los demás y nos remontamos al monte cada quien con su caballo.

.
Fuente:

Miguel Navarro Martínez.
Relatos y anécdotas de un cantor
(1901-1954).
Testimonio. Instituto Nacional
de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana.
Primera edición, 1990. México. 166pp.