REVOLUCIÓN Y
CONTIENDA POLÍTICA
EN GUANAJUATO
(1908 - 1913)

Por Mónica Blanco.


Extracto:

    Los focos rebeldes más significativos a nivel nacional fueron dos.

    El primero de éstos se formalizó en diciembre de 1911, cuando a las tres semanas de que Madero fuera nombrado presidente de la República, Emiliano Zapata lo desconoció y le declaró la guerra en el estado de Morelos.

    El segundo tomó cuerpo a principios de marzo de 1912, cuando Pascual Orozco retiró su lealtad a los gobiernos del estado y nacional en Chihuahua.

    En vista de las reiteradas alusiones de los jefes rebeldes guanajuatenses a ambos líderes revolucionarios, conviene revisar a continuación la filiación político-ideológica de sus movimientos.

    Durante el gobierno de Madero actuaron en Guanajuato numerosas gavillas de alzados.

    Las más efectivas de ellas contaron con liderazgos duraderos y pudieron realizar varias acciones militares contra los objetivos más difíciles.

    Hubo ocasiones en las que los propios gavilleros se definieron como zapatistas u orozquistas.

    Por ejemplo, zapatistas dijeron ser los hombres que atacaron Palo Verde, en abril de 1912.

    Los gavilleros de Andrade entraron en varias haciendas al grito de "Viva Orozco" y la gavilla que penetró en León el 23 de septiembre vitoreó a Navarro, Pesquera y Orozco.

    Otro argumento a favor del carácter orozco-zapatista que tuvo la insurrección en Guanajuato, es que los pobladores que se insurreccionaban, o de alguna manera participaban en la rebelión, tenían claro a qué fuerza política se sumaban.

    Zapatistas dijeron ser, al declararse en rebelión, por ejemplo, los peones de la hacienda de Chichimequillas, en el distrito de Silao.

    En este mismo sentido, cuando Teodoro Barajas entró en la villa de Cuerámaro los habitantes le solicitaban que les permitiera saquear los comercios al grito de "iViva Orozco, Zapata y Barajas!".

.
Fuente:


Mónica Blanco.
Revolución y contienda política en
Guanajuato. (1908 - 1913)
El Colegio de México. Universidad
Nacional Autónoma de México.
México, primera edición 1995. 226pp.