TEORIZANDO SOBRE
LA REVOLUCIÓN
MEXICANA.

Por Juan Gómez-Quiñones.


Extracto:

    En el contexto y en la práctica revolucionaria, que implican ideas y actos de individuos, los fenómenos sociales pueden ser asuntos universales, específicamente mexicanos o, incluso, totalmente locales.

    Los mexicanos exhiben o confrontan el racismo, vis-à-vis ellos mismos y vis-à-vis otros; es parte integral de su realidad social, entretejida con la herencia indígena y africana.

    Pocos historiadores han notado, mucho menos explorado, las causas y razones de los antecedentes comunes de figuras como Porfirio Díaz, Victoriano Huerta, Ricardo Flores Magón, Emiliano Zapata, Francisco Villa, Felipe Ángeles y Lázaro Cárdenas, pero todos compartían una descendencia indioafricana, todos fueron indio-africano-mestizos y compartieron otros elementos sociales: ninguno provino de una familia urbana trabajadora; todos vivieron difíciles circunstancias familiares, aunque no de los más pobres, y todos lucharon para escalar socialmente hasta alcanzar el liderazgo público.

    El desdén que Villa y Zapata reportaron haber experimentado al reunirse con Carranza, el terrateniente, y/o con Obregón, el comerciante, reflejaba sesgos raciales y clasistas, aspectos omnipresentes y permanentes en las relaciones sociales en México.

.
Fuente:


Juan Gómez-Quiñones.
Teorizando sobre la Revolución Mexicana.
Interpretaciones de sus historiadores y
cronistas. Secretaría de Educación Pública.
Instituto Nacional de Estudios Históricos
de las Revoluciones de México.
María Rosa García, traducción.
México, 2015. 224pp.