TESTIMONIOS DE MI
PUEBLO: UNA VERSIÓN
A VARIAS VOCES DE
LA GESTA ZAPATISTA
EN MORELOS.

Por Israel Franco.


Extracto:

    La figura y la gesta de Emiliano Zapata y el ejército de campesinos de Morelos fue bien capitalizada por los gobiemos que siguieron a la Revolución, los gobiernos priístas.

    Desde el poder mismo aplicaron un complejo y delicado mecanismo por medio del cual convirtieron a los zapatistas en un emblema de las causas del movimiento revolucionario, reconocían la magnitud de la movilización campesina y la legitimidad de sus reivindicaciones, aunque simultáneamente operaban para cooptar su eficacia política.

    Fue un trabajo bien hecho. Que formaba parte de un conjunto más amplio de operaciones simbólicas encaminadas a conseguir las condiciones que hicieran posible una hegemonía del poder ejercida por el propio gobierno y una clase social dominante.

    Aunque como suele acontecer, no faltaron los sectores o sujetos sociales que no aceptaron sin discutir esa representación oficial del proyecto zapatista.

    De tal suerte que esa figura fue convertida en una verdadera arena de disputa por el sentido simbólico que se le atribuía, tanto en los discursos políticos como el medio académico, sin que faltara en este debate la participación de los creadores artísticos, de los cuales nos ocuparemos en las líneas siguientes.

    Ya desde 1914 los hermanos Alva captaron para el cine las actividades del Ejército Libertador del Sur y las incluyeron como parte del documental La sangre hermana; se les presentaba como "hordas turbulentas".

    También en el cine, pero en tiempos más recientes, Elia Kazan filmó Viva Zapata (1952) con guión de Steinbeck.

    En México el tema ha sido llevado a la pantalla grande por Felipe Cazals (Emiliano Zapata, 1970) y Alfonso Arau (Zapata, el sueño del héroe, 2004).

    Luciano Larobina filmó un cortometraje en el que indaga los imaginarios actuales del zapatismo histórico entre los habitantes de Morelos (Los zapatos de Zapata, 2000), y Walter Doehner llevó el personaje a una teleserie (Zapata, amor en rebeldía, 2005).

    El dramaturgo Mauricio Magdaleno escribió y representó Emiliano Zapata en 1932, y posteriormente múltiples grupos de teatro independiente, como el que produjo la obra de la que nos ocuparemos, han elaborado versiones propias de este pasaje histórico.

    También son abundantes las representaciones plásticas, las obras narrativas y muy especialmente los corridos escritos al respecto.

.
Fuente:


Israel Franco.
"Testimonios de mi pueblo: una versión a
varias voces de la gesta zapatista en Morelos",
en Tema y variaciones de literatura: literatura
popular y de masas: crónicas y testimonios.
Número 27. Universidad Autónoma Metropolitana,
Unidad Azcapotzalco. México, diciembre de 2006.
Páginas 267 a 279.