UN HOMBRE LLAMADO
EMILIANO ZAPATA.

Por María Luisa Cortés Barradas.


Extracto:

    Después de leer la bibliografía recomendada por el maestro Velázquez Albo, para realizar el trabajo de Revolución Mexicana, me causó el efecto que ya había manifestado en clase, me sentí como atrapada por la historia con respecto a la vida y los hechos del caudillo del Sur.

    Así conforme avanzaba, cada vez me interesaba más y más, y es hasta ahora en que comienzo a ver con claridad la corta, pero muy fructífera vida de Zapata, así como su legado.

    Inicialmente mi idea, fue hacer la investigación con el propósito de saber en qué medida influyó Otilio Montaño en el pensamiento de Emiliano Zapata, pero después de las lecturas mencionadas, esa idea se diluyó, quedé absorta no por el héroe, sino por el hombre que he ido conociendo a través de los libros de Sotelo Inclán, Womack, Katz, y Pineda, aparte de otras lecturas que menciono en la bibliografía y que me sirvieron de apoyo para despejar algunas de mis múltiples dudas.

    Escuché tantas veces decir, que Zapata era un hombre que se había levantado en armas, causado por la injusticia que en su época lo ocasionó el despojo de las tierras, aguas y bosques de los campesinos de Morelos; que equivocadamente yo pensaba: un campesino no pudo ser capaz de organizar un movimiento como el que Zapata encabezó, forzosamente debió tener a su lado a intelectuales, a gente pensante, como era quizás, el maestro de Villa de Ayala.

    Admito mi prejuicio hacia Zapata, y por lo tanto le reivindico, sí hubo participación de Montaño como también la hubo de otros intelectuales más en el movimiento, pero no con la relevancia que yo suponía; las ideas principales en política, aspectos sociales y tácticas militares, corresponden a la autoría de Zapata; por lo que de ahora en adelante me enfocaré en su persona, tratando de mostrar el porqué de su lucha, algunos de sus pensamientos y sus ideales, así como la capacidad que demostró, al unificar y conducir un ejército con fuerte injerencia en los estados de Morelos, Puebla, Guerrero y México durante una década; y que aun sacrificado su Jefe, los militantes se mantuvieron firmes, hasta lograr la reposesión de sus tierras comunales, motivo fundamental del movimiento campesino, que abanderó un hombre llamado Emiliano Zapata y a quien yo no conocía.

     

.
Fuente:


María Luisa Cortés Barradas.
"Un hombre llamado Emiliano Zapata".
https://enlacecursoshistoria.wordpress.com/
México, noviembre de 2010. 24pp.