UNA MIRADA AL
REPARTO AGRARIO
EN EL ESTADO DE
MÉXICO (1915 - 1992)

Por Eduardo Aguado Gómez.


Extracto:

    Recién iniciado el levantamiento armado, Emiliano Zapata era ya considerado como autoridad máxima por los campesinos del Estado de México, aun sin conocerlo.

    Un hecho nos sirve para ilustrar esto: algunos campesinos del pueblo de Meyuca -municipio de Coatepec Harinas- se trasladaron a Morelos para solicitarle la restitución de las tierras que les habían despojado los hacendados; la respuesta de Zapata a esta petición consta en uno de los documentos más antiguos del zapatismo del Estado de México, que dice:

    Al C. General Genovevo de la O.
    Su campamento

    Representantes del pueblo de Meyuca, se han presentado ante mí exponiendo que las Haciendas de Tizates y Chiltepec, desde tiempo hace que se adjudicaron terrenos que los vecinos de dicho pueblo reconocen de su legítima propiedad, según las escrituras primordiales que obran en poder del referido pueblo.

    En tal virtud, recomiendo a Ud. solucione este asunto de acuerdo con lo que sea de entera justicia, basándose en las disposiciones que a este respecto marca el Plan de Ayala, a efecto de que el mencionado pueblo tome posesión de los terrenos que sean de su propiedad, según las facultades que acerca de esta clase de negocios para su debido arreglo concede el citado Plan de Ayala a los jefes revolucionarios.

    Lo que comunico a Ud. para su conocimiento y demás fines consiguientes.

    Reforma, Libertad, Justicia y Ley.

    Campamento Revolucionario en Morelos.

    Enero 17 de 1913.

    El general Emiliano Zapata.

    Nota: Ud. puede librar sus órdenes a otros jefes que crea conveniente, a fin de que solucione el asunto a que se refiere esta carta. Vale.
    (Citado en Herrejón, 1985:181).

    De entre los levantamientos armados de la población mexiquense, resalta la toma de Malinalco y Ocuilan por los comandos zapatistas, donde participó Gustavo Baz Prada.

    Poco tiempo después, el 14 de diciembre de 1914, la junta de generales presidida por Francisco Pacheco (conforme al Plan de Ayala y con la aprobación de los convenc1on1stas) designa a Gustavo Baz Prada, de tan sólo 20 años de edad, gobernador provisional, quien ocupó ese puesto del 15 de diciembre de 1914 al 18 de diciembre de 1915.

    Durante su gestión se realizaron diversas acciones agrarias, como la entrega de tierras y la lotificación de algunos terrenos de Toluca para familias proletarias; además se reafirmaron los postulados del Plan de Ayala, con la adición de ciertas disposiciones emitidas en Tenango por Francisco Pacheco el 26 de diciembre de 1914, en las cuales se asentaba que los pueblos o ciudades despojados por los hacendados, científicos o caciques, entrarían en posesión de tierras, montes y aguas al presentar sus títulos, con la condición de que los terratenientes hicieran sus reclamaciones personalmente, quedando estrictamente prohibido que se valieran de abogados (Herrejón, 1985:189).

    Entre las acciones más destacadas de la administración de Baz Prada se encuentra la dotación al ejido de San Bartolomé Tlaltelulco ante la solicitud de sus pobladores, realizada el 11 de enero de 1915, con lo que se restituyeron las tierras que les habían sido despojadas.

    Sin embargo, posteriormente se desconocieron los actos de las facciones distintas a la constitucionalista, entre los cuales se contaban las acciones del régimen zapatista de Baz Prada.

.
Fuente:


Eduardo Aguado Gómez.
Una mirada al reparto agrario en el Estado
de México (1915-1992): De la dotación y
restitución a la privatización de la propiedad social.
El Colegio Mexiquense. Zinacantepec,
Estado de México, México, 1998. 145pp.