¿UNA QUERELLA
SILENCIOSA? LA
GUERRA DE PAPEL EN
EL INICIO DE LA LUCHA
DE FACCIONES: EL
CASO CARRANCISTA.

Por Francisco Iván Méndez Lara.


Extracto:

    El Pueblo emuló la labor de El Liberal en cuanto al apoyo a la Convención carrancista que había comenzado el 1 de octubre en la ciudad de México.

    No obstante, los ataques contra la División del Norte y su general se incrementaron desde el día 2 de octubre.

    El posible cambio de sede de la Convención de la ciudad de México a Aguascalientes fue mal visto por la prensa carrancista, que lo percibió como el fortalecimiento de la "dolorosa escisión de los campeones de la revolución".

    Sin embargo, después de la renuncia y el retorno de Carranza a su puesto como "Primer jefe", el 4 de octubre, la Convención, tras una larga sesión, acordó trasladarse a Aguascalientes, pero estipulando que a ella sólo podrían asistir militares y no civiles, pese a las críticas de Luis Cabrera y otros intelectuales que creían que la revolución también se había llevado a cabo con las ideas, no sólo con las armas.

    El 14 de octubre la Convención fue declarada soberana y la prensa carrancista de inmediato criticó dicha postura.

    El 27 de octubre arribó a la Convención de Aguascalientes la delegación zapatista y presentó la propuesta de tomar como bandera ideológica el Plan de Ayala.

    Al final, éste fue adoptado como el nuevo símbolo de la lucha por la reivindicación de los intereses de los hombres del pueblo: norte y sur pactaron, y la guerra -una vez más- dio un vuelco; la revolución política y la revolución social se vieron más que nunca enfrentadas.

    Ante los constantes ataques contra la Convención por parte de los diarios carrancistas, la Junta decidió crear un órgano periodístico para defender sus posturas y reproducir los debates que se daban día a día.

    Finalmente, a mediados de noviembre vio la luz el nuevo periódico que marcaba no únicamente el comienzo de un órgano representativo de los intereses de los convencionistas, sino también denotaba que la ruptura revolucionaria no sólo se estaba dando en el ámbito político y el militar, sino también en el de la prensa que paulatinamente comenzó a exaltar más a sus líderes: Villa y Zapata (aunque a éste en menor grado).

.
Fuente:


Francisco Iván Méndez Lara.
"¿Una querella silenciosa? La guerra de
papel en el inicio de la lucha de facciones:
El caso carrancista (agosto-diciembre de 1914)",
en Letras Históricas. Número 10. México,
primavera - verano 2014. Páginas 115 a 148.