VIVE ZAPATA.
Por L. Vinalopo y E. Arévalo.


INDICE

    En 1911, Zapata se lanza a la lucha revolucionaria aireando una consigna que quedará grabada en la historia de México: «Pan, tierra y libertad». La reforma agraria se convierte en su obsesión.

    El Gobierno central, encabezado en ese entonces por Francisco Ignacio Madero, regatea las demandas campesinas, a pesar de que el propio presidente se había comprometido con la causa de la tierra antes de llegar al poder.

    Zapata se había rebelado ya contra Madero, quien antaño fuera su virtual aliado.

    El Gobierno trató sin éxito de frenar el alzamiento enviando a militares de carrera a combatir a Zapata.

    Pero los guerrilleros burlaban una y otra vez los cercos del Ejército regular, acostumbrados como estaban a la geografia de Morelos: selva y montaña.

    Los gobiernos que sucedieron al de Madero tampoco lograron acabar con el movimiento insurgente que había brotado a escasos cien kilómetros al Sur de la capital mexicana.

    Zapata resistía los embates del Ejército, mientras engordaba su fama y miles de campesinos se sumaban a la rebelión.

     

.
Fuente:


L. Vinalopo y E. Arévalo. "Vive Zapata", en
Revista Cambio 16. Madrid, Espańa.
Enero 1994. Páginas 10 a 15.