VOY A CANTAR
UN CORRIDO.

Por Ana Cristina Borges.


Extracto:

    El estallido de la Revolución Mexicana en 1910 reveló la inestabilidad de los procesos económicos, políticos y sociales que se habían producido desde el período de la independencia.

    Más allá del aspecto político, la Revolución se reflejó en las artes, la música, la literatura, la iconografía y otras manifestaciones culturales.

    Y es a partir del análisis cultural que se justifica el tema de esta comunicación, en la que busco investigar las representaciones del zapatismo presentes en las canciones populares conocidas como "corridos", analizando así las experiencias sociales de los campesinos vinculados a este grupo.

    Este tipo de canción se utilizó ampliamente durante toda la Revolución Mexicana para difundir, especialmente entre la población campesina analfabeta, los acontecimientos e ideales revolucionarios.

    Por lo tanto, la investigación se centra en la producción cultural de los sectores populares, a partir del análisis del "desde abajo".

    Al lanzar una nueva mirada a la Revolución Mexicana, este estudio pretende establecer un diálogo con la historiografía más reciente, destacando las relaciones entre la historia y la música, lo que apunta a la viabilidad del historiador de tratar la canción popular como una fuente importante para comprender las representaciones sociales y culturales de una época determinada.

     

.
Fuente:


Ana Cristina Borges.
"Voy a Cantar un Corrido": As Representações
do Zapatismo na Canção Popular Mexicana.
Seminario América Latina: Cultura,
Historia e Política. Uberlandia, Brasil.
18 a 21 de mayo de 2015. 14pp.

Traducción realizada con Deepl.