ZAPATA Y CÁRDENAS:
NOTAS SOBRE
UNA RELACIÓN
A DESTIEMPO.

Por Ricardo Pérez Montfort.


Extracto:

    La relación entre Zapata y Cárdenas comenzó desde muy temprano, aunque justo es decir que desde muy lejos también. Según los Apuntes del general, en 1913, los jóvenes jiquilpenses ya sabían de la existencia del movimiento zapatista en Morelos.

    En junio de aquel año, el propio Lázaro, queriéndose incorporar a la Revolución, lo hizo en la Tierra Caliente de Michoacán, bajo el mando del general Guillermo García Aragón —según él— compadre de Emiliano Zapata.

    García Aragón contaba con cerca de 700 hombres que puso al servicio de Venustiano Carranza en diversas regiones de Guerrero y Michoacán, al poco tiempo de que el Barón de Cuatro Ciénegas promulgara el Plan de Guadalupe.

    Emiliano Zapata se distanciaría de García Aragón, e incluso lo mandaría fusilar —según el diario del general Cárdenas— en 1914 "… por dificultades viejas en el estado de Morelos…", cuando zapatistas y villistas apuntalaban al gobierno convencionista en la ciudad de México.

    La primera referencia a Emiliano Zapata en los diarios del general, aparece, sin embargo, hasta el 10 de abril de 1919. Dice escuetamente: "Hoy fue muerto a traición el general Emiliano Zapata en Chinameca, Morelos, por el coronel Jesús Guajardo, de la división del general Pablo González".

.
Fuente:


Ricardo Pérez Montfort.
"Zapata y Cárdenas: notas sobre una
relación a destiempo", en Anuario de
Historia de la Facultad de Filosofía y
Letras de la UNAM, volumen 1.
México, 2007. Páginas 85 a 97.