Dé click en la imagen para ampliar.

NUEVO CORRIDO SURIANO
DEDICADO AL GENERAL
EMILIANO ZAPATA.

Autor: Anónimo

Dice Emiliano Zapata:
como ustedes ahí me ven
saliendo de Xochimilco,
nos fuimos a San Andrés.

Le responde su segundo:
ahora sí que va de veras
saliendo de San Andrés
nos vamos a Topilejo.

Dice Emiliano Zapata:
Vámonos con hombradía,
salimos de Topilejo
seguiremos a Tres Marías.

Era Emiliano Zapata
un campesino sencillo,
que vivía humildemente
sin ostentación ni brillo.

Del estado de Morelos
que fue su estado natal,
conocía pueblos, ciudades
y todo camino real.

Este Emiliano Zapata
es hombre bien parecido,
con su bigote muy negro
y siempre muy retorcido.

Valiente entre los valientes
de genio franco y rasgado,
era de todos querido
y de todos respetado.

Tiene muy grandes partidos
entre todas las mujeres,
pues les gustan los valientes
y con buenos pareceres.

Surgió la revolución
iniciada por Madero,
y fue Emiliano Zapata
en secundarlo el primero.

Y como era conocido
por su fama de valiente,
en poco tiempo reunió
un gran numero de gente.

Le simpatizó la idea
por Madero pregonada,
de dar libertad al pueblo,
la libertad tan deseada.

A los campos de combate
se lanzó con decisión,
peleando porque se hiciera
de tierras la partición.

El lo dijo: "Yo peleo
por el bien de mis paisanos;
que se repartan las tierras
a todos los mexicanos.

"Que acabe la esclavitud
en que el jornalero está
y que le paguen lo justo
pues su trabajo lo da."

Este Emiliano Zapata
que guerra dio a los gobiernos,
que bien lo querían mandar
a los profundos infiernos.

En su caballito prieto
con carabina y pistola,
ha sido siempre el primero
para meterse a la bola.

Como charro de primera
no reconoce rival,
bueno es para las manganas
y lo mismo para el pial.

La sangre no le intimida
ni las balas le hacen mella,
y persigue sus ideales
confiado en su buena estrella.

Él por los indios pelea
pues los mira como hermanos,
y quiere que sean iguales
toditos los mexicanos.

Este Emiliano Zapata
como pocos es valiente
y por eso lo idolatra
y lo respeta su gente.

Y cuando la paz se haga
dice que él va a descansar,
cuidando de su familia
y cuidando de su hogar.

Aquí se acabó, señores,
el corrido de Zapata.
¡ Ojala que la paz triunfe
y para todos sea grata !


.
Fuente:

Catalina H. de Giménez. Así cantaban la Revolución.
Consejo para la Cultura y las Artes / Editorial Grijalbo.
Primera edición 1990. México, p. 334-337.
Hoja volante, 1914,
Imprenta Antonio Vanegas Arroyo.

Corridos, Danzas y Bolas Morelenses. Antología I.
Programa Maestros Jubilados y Pensionados en Solidaridad.
Instituto de la Educación Básica del Estado de Morelos.
Dirección General de Culturas Populares.
Unidad Regional Morelos. México, 1994. 176pp.

Investigación de Juan Robles Castro, Delia Vega,
Manuela Pérez, Miguel Angel y Ema Salgado.

Ver índice de todos los corridos