EL ALBUR DE
LA MUERTE

Autor: Anónimo

SUCESO ACAECIDO

14-III-1912

Voy a cantar un corrido
que vale un filón de plata;
por lo que hicieron tranquilos
dos guerreros de Zapata.
Por eso al cantar me afilo:
y empiezo con : ¡Upa y apa!

(Declamando)

- ¡Upa y apa!... -
Dicen los de Cuernavaca:
¡El animal que es del agua,
nomás la pechuga saca!... -

Huyó una orquesta de pájaros.
Se oyó música marcial.
Juvencio Robles: El Diablo,
quemaba mucho jacal.
Cada cacique era endriago
o Cancerbero infernal.

Felipe Neri, calmado,
dijo a Amador Salazar:
- Para descansar un rato,
jugaremos un conquian... -
Y pesos fueron jugando,
siempre de menos a más.

Luego dijo Neri: - Vamos
hora un albur a jugar!
Pero el juego lleva un trato
por nuestra causa social:
al traidor de Román Castro,
el que pierda, ha de matar.

- ¡Juega el naipe y va jugando! -
Dijo en el juego el rival.
Puso en la mesa un caballo
y Neri, una sota en par.
Y pues llegó el as de bastos;
siete de espadas, en paz;

cuatro de copas al tacto, ...
y sota de oros; ... ¡Nomás! ...
- ¡Yo perdí el albur, muchachos!
Dijo el agrarista audaz.
En mi retinto cuatralbo
este albur voy a pagar...

II

Yautépec era un relajo:
había enemigos demás;
y entre todos, Román Castro,
el jefe municipal;
que con Zapata había andado;
pero hoy era federal.

Estaba medio borracho
y echándoselas pa´trás.
Hijo la boca de lado
y comenzó a perjurar:
- ¡Yo al agrarista más cauto:
a Zapata, he de colgar! ...

- ¡Cierra la trompa, marrano! -
Gritó Amador Salazar...
Los hachones se apagaron
y vino la oscuridad;
y en la lluvia de balazos,
la muerte encontró a Román.

Salió con pistola en mano,
por si lo querían cazar,
y arriba de su cuatralbo
gritó: - ¡Yo soy Salazar! -
Y le llovieron las balas
sin encontrarlo jamás...

Díganme si este corrido,
¿no vale la pura plata?.
Aquí un jefe decidido
pagó albur y honró a Zapata...
Y aquí finiquito, amigos,
con el grito de: ¡upa y apa!

- ¡Upa y apa! -
Dicen los de Cuernavaca:
¡que el animal que es del agua,
nomás la pechuga saca!...

 


.
Fuente:

José Luis Castro Dávila. Entre Aguilas y Estrellas.
Breves episodios de la Revolución Mexicana
con nuevos corridos y romances.
Segunda edición 1980. México. p. 335 -338.

Ver índice de todos los corridos