LA MUERTE DE ZAPATA

Autor e Intérprete: Abundia Avilés Lázaro
Procedencia: Tlaltizapán, Morelos.

Voy a cantar un corrido
en el año 19,
murió Emiliano Zapata
en la hacienda de Chinameca.

Zapata iba a caballo
en un caballo alazán,
que Guajardo regaló
en prueba de su amistad.

Guajardo era un traidor
le tenía miedo a la muerte,
a traición lo acribilló
dándole muerte a Zapata.

Cuando Zapata cayó
la tierra lo recibió,
todito bañado en polvo
y humo que se cubrió.

Luego le echaron un lienzo
para no ver los borbollones,
de sangre que le brotaban
de los merititos pulmones.

Repicaban las campanas
estaban doblando a duelo,
el General Emiliano
estaba tirado en el suelo.

Cuando el gobierno llegaba
ahí les gritaba Zapata,
entren pelones malvados
que aquí está su mero tata.

Como a las tres de la tarde
levantaron a Zapata,
que repiquen las campanas
que acaben de redoblar,
a Emiliano Zapata
lo acaban de levantar.

Lo llevaron a velar
allí a la heroica Cuautla,
cuando Zapata llegó
Guajardo les preguntaba,
que si era un General.

Unos decían que si
otros decían que no,
luego, luego los mataban.

Allí pasó la noche
allí en la heroica Cuauda,
al otro día lo enterraron
en el panteón municipal.

Que repiquen las campanas
que acaben de redoblar,
don Emiliano Zapata
lo acaban de sepultar.

Zapata se fue para el cielo
pero nos dejó un orgullo,
nos dió tierra y libertad
a todos los morelenses.

Ya con esta me despido
me deben de dispensar,
ya les canté mi corrido
la muerte del General,

ya les canté mi corrido
la muerte del General.

 

.
Fuentes:

María Guadalupe García Velazco, Víctor Hugo Sánchez Reséndiz
y Sara Toledo Cortés (Coordinación y Compilación)
Corridos morelenses
. Conaculta -
Gobierno del estado de Morelos - Dirección General de
Culturas Populares Unidad Regional Morelos.
México, 1990. p. 45 a 47
Autor e Intérprete: Abundia Avilés Lázaro
Procedencia: Tlaltizapán, Morelos.

Ver índice de todos los corridos