COMO MEXICANO

Autor: Anónimo
Intérprete: Inocencia Malpica Roldán
Procedencia: Tlaltizapán, Morelos.

Como mexicano nacido en Morelos
donde nació el agrarismo,
donde fué la cuna revolucionaria
demostrando patriotismo.

Hoy voy a hacer un recuerdo
citando lo positivo,
de valientes defensores
hizo honor tan merecido.

Yo soy fiel testigo de varios combates
sangrientos que lamentar,
pa' que el campesino tuviera parcela
la justicia y libertad.

Como todos lo sabemos
que no había garantías,
porque el suelo de Morelos
lo vendió Porfirio Díaz.

Ricos hacendados con gran despotismo
al jornalero decían:
tienes tu salario y tienda de raya
pero sí, la tierra es mía.

Pero llegó la ocasión
en que el pueblo despertara,
conociendo a Zapata
y su ideal y Plan de Ayala.

Toditos los jefes firmantes del Plan
ya Dios los tenga en el cielo,
porque con su sangre tiñeron de rojo
este mexicano suelo.

Luego que murió el caudillo,
que inició la rebelión,
la siguieron otros jefes
de la misma condición...

En río del Jilguero celebraban juntos
ya muy pocos zapatistas,
cuatro de noviembre, año diecinueve
al punto le dieron cita.

Querían presentar campaña
y hacer recuerdo de gente
por fin ver lo que se hacía
la causa estaba pendiente.

Ya estando reunidos dijeron los Jefes:
vamos de nuevo a sufrir:
a dar cumplimiento con el Plan de Ayala,
hasta vencer o morir.

Vamos a formarle sitio
a terribles federales,
sólo así les ganaremos
las plazas principales.

Elpidio Perdomo preguntó animoso
¿ Hoy qué plaza tomaremos?,
pues Tlaquiltenango, contestaron todos,
la más cerca que tenemos.

Vámonos a la maroma,
ya estando cerca veremos,
si a golpe caballería
o emboscada le ponemos.

Jefes principales con la voz de mando
Celerino Manzanares,
igual que Mariaca, Ceferino Ortega
y también Leobardo Suárez.

Hay que llamarles al Toro
dijeron los generales,
se van con Leobardo, Joaquín, Juan Rojas
y Feliciano Morales.

Issac Maldonado invítate a Anselmo
con seis son muy suficientes,
ya los conocían, les tenían confianza,
por distinguidos jinetes.

Las ocho de la mañana
ya las marcaba el reloj,
disparando a las trincheras
el combate se efectuó.

Don Anselmo Hernández a ese combate
muy mal herido cayó
desde ese momento fué su cruel desgracia
porque inválido quedó.

Esperaba cruel desgracia
cuando ya estaba tirado,
prefería morir peleando
antes que fuese avanzado.

Pero un compañero soldado valiente
a las balas se arrolló.
a traer a su amigo que era un paisano
y la vida le salvó.

Ese fue Joaquín Cardoso
que se rifó como gallo.
pues ya estoy aquí mi fiel compañero.
te llevaré en mi caballo.

Así lo sacó con serenidad
gritando ¡Viva Zapata!.
hasta que lo puso en manos de su jefe
general Gabriel Mariaca.

¡Gloria a Emiliano Zapata!
que hizo la revolución.
y honra a soldados que existen
y no cambian de opinión.

Para despedirme les pido dispensas
no espero una ingratitud.
mi canto es sincero quiero que sepa
la moderna juventud.

 

.
Fuentes:

María Guadalupe García Velazco, Víctor Hugo Sánchez Reséndiz
y Sara Toledo Cortés (Coordinación y Compilación)
Corridos morelenses
. Conaculta -
Gobierno del estado de Morelos - Dirección General de
Culturas Populares Unidad Regional Morelos.
México, 1990. p. 59 a 62
Autor: Anónimo
Intérprete: Inocencia Malpica Roldán
Procedencia: Tlaltizapán, Morelos.

Ver índice de todos los corridos