¡¡ VIVA ZAPATA !!

Autor: Pedro Gómez Ornelas.
Chihuahua, Chih. a 12 de Octubre de 1975.

FLECHA:

Por deber y convicción
vengo a cantar a Zapata,
con la historia y la razón
y la emoción que arrebata.

LOS CAMPESINOS Y LA REVOLUCION

Dicen los vivos de ayer
y algunos sabios actuales,
que nuestros héroes anónimos
más de un millón de labriegos
que no sabían ni leer
por culpa de los "científicos",
fueron a la "bola", ciegos,
sin bandera y sin honor,
pelearon de buena fe,
sin entender ni por qué.

Desconocen, en verdad,
al amigo campesino,
que sufre la realidad
terrible de su destino.

El fue víctima fatal
de nefasta ingratitud,
resistió el trato brutal
de la peor esclavitud.

¿Se requiere ilustración
para hacer una sumaria
con la feroz represión
y la espantosa miseria?

Sólo un soplo de razón,
un consejo lapidario,
quebrantar la indecisión,
un gesto de rebeldía
y sacudir la agonía
con aliento libertario.

Quien juzga al humilde peón
como a una bestia de tiro,
incapaz de reflexión
parece un encomendero
de carácter inhumano,
y también un porfiriano.

No es raro que el gachupín,
con honda maledicencia
juzgara al indio, hasta el fin,
como a un ente sin conciencia,
pagano, idólatra, flojo,
sacrificador de gente,
necesitado del yugo,
un eterno delincuente.

Cuando es verdad superior
que los indios colosales,
eran sin duda mejor
que aquellos occidentales.

No es raro que el porfirista,
siguiera la explotación,
ratificando la lista,
cárcel, horca y paredón.

Cayó aquel orden feudal,
advino el capitalismo,
pero el peón sigue igual
no ha salido de lo mismo.

Con su sangre millonaria
pagó una vida mejor,
pero sigue siendo paria,
indefenso productor.

CAMBIARA LA HUMANIDAD

Hay potentados actuales,
en verdad, muy satisfechos,
ahitos y hasta venales
que niegan todos los hechos.

Afirman que así será
el porvenir sin variar,
el tonto no cambiará
el vivo ha de aprovechar.

Mas surge la realidad
con su impacto tremebundo,
cambiará la Humanidad,
ya ha cambiado medio mundo.

ESCUELA, HUMANISMO, GUIAS

Verdad nunca desmentida:
la mejor preparación,
es la escuela de la vida,
que sublima la razón.

Alguien dijo con maestría,
seguro, sin eufemismo,
en concepto diamantino,
con gran verdad e hidalguía,
que cultura es humanismo,
y su voz, el campesino.

El produce la riqueza
con los obreros hermanos,
todo capital y empresa
descansa en sus férreas manos.

Y en la reforma social
el pueblo tiene sus ases,
la doctrina y el ideal
requieren hombres capaces.

Un pensador sin desliz
y otro que se erige en juez,
Orozco Wistano Luis,
Molina Enríquez Andrés.

Hay pensadores de acción
que marcaron el sendero
y la Historia lo relata
con fulgor de maravilla:
Ricardo Flores Magón
y don Francisco I. Madero,
el general Francisco Villa,
y el Rayo del Sur, Zapata.

Y Carranza el estadista
de tan ilustre memoria,
por constitucionalista
y factor de nuestra Historia.

Y tantos otros, señor,
que estudiaron el camino
y con gesto redentor
nos dieron rumbo y destino.

LOS CACIQUES DE MORELOS

Del Estado de Morelos
con sus sombras legendarias,
surgen los grandes anhelos
de las masas proletarias.

Ahí el cacique malvado.
y el capataz sanguinario.
al pelón han crucificado,
le dan muerte por salario.

Silba el látigo asesino,
y la bala con su canto,
para el pobre campesino
sólo hay yugo y desencanto.

El gigante milenario
ha perdido su grandeza,
ante el cacique arbitrario
no levanta la cabeza.

Y el obrero en el Ingenio,
potro de la Inquisición,
languidece en el treintenio,
como un moderno galeón.

Las hijas más agraciadas
son delicia del patrón,
al que reclama "pernadas",
lo convierten en jabón.

O va derecho al tabique
o a la "leva", sin remedio,
o le dan su "matarique"
y descanso, el cementerio.

Enmedio de tanto horror
surgen chispazos de vida,
en las noches del amor
hasta el infierno se olvida.

Y en las ferias deslumbrantes,
juegos, mariachis, licor,
hay momentos delirantes
plenos de falso esplendor.

Disimula aquel abismo
y al peón mantiene tranquilo,
el sombrío fanatismo
que es arma de doble filo.

La tierra está acaparada,
la riqueza y el po.der,
por la casta despiadada,
que nunca quiere perder.

SURGE EL CAUDILLO

Zapata, niño comprende
la tragedia y sus vocablos:
" padre, cuando yo sea grande,
tendrán sus tierras los pueblos".

Después, surge por mandato
de la comuna ancestral,
i¡ Ya está tocando a rebato
la Revolución Social !!

Zapata su voz eleva
del peón como defensor,
y se lo lleva la "leva",
lo ordenó el Gobernador.

El Noveno Regimiento
que fue de Caballería
supo del predicamento
puntual de la tiranía;
su Jefe, Alfonso Pradillo,
coronel de Paredón
que la injusticia desata,
no imaginó que Zapata
sería pronto el Caudillo
de una gran Revolución.

Medio año duró la "leva",
calvario de humillación,
cuando un amigo renueva
generosa protección.

Un amigo muy sincero,
De la Torre don Ignacio,
hacendado y ganadero,
cambió a Zapata el espacio.

Siguió, con terrible apremio,
luchando, mas fue aprehendido,
lo libró su hermano Eufemio,
de los rurales temido.

En mil novecientos diez,
mes de mayo, inolvidable,
fecha en verdad inmortal,
Zapata, con lucidez
y conciencia inquebrantable,
de la Hacienda El Hospital
se apodera, la reparte.

ii Anenecuilco, tierra natal,
te ha nacido un general !!

¡¡ El visionario infantil
ha salido cumplidor,
con la razón y el fusil,
en contra del Dictador !!

LA POLITICA

Después postula, sincero,
para gobernar Morelos
a un hombre de sano juicio
y luchador verdadero;
mas fracasan los anhelos
y pierde Leyva Patricio.

Había un Gran Elector
que todas se las sabía,
el dedo del Dictador
vida y muerte decidía.

A pesar de los pesares
Zapata reta al destino
y otra hazaña consumó:
a pueblos de aquellos lares
por mandato campesino
tierras les distribuyó.

Cuando Madero, valiente,
puso el cascabel al gato
parfiriano y prepotente,
Zapata, digno, sensato,
se alistó para la guerra
por la demanda de tierra.

No le entendía al "sufragio"
pero sí a la "reelección"
y al más popular adagio:
" tierra igual a salvación".

COMIENZA LA "BOLA"

Torres Burgos, don Pablito,
un Profesor verdadero,
se rebeló, discretito,
y fue a buscar a Madero.

Ya orientado el peregrino
el diez de mayo siguiente,
con Zapata y con Merino
organizó el contingente.

La suerte metió reversa
con sus dones taumaturgos,
la Dictadura perversa
mandó asesinar a Burgos.

Entonces surge Zapata
como un predestinado,
y su figura retrata
la del pueblo iluminado.

ZAPATA, CAUDILLO MILITAR

Marzo, día veintinueve,
aquel once de la historia,
sostiene el primer combate
en Axochiapan; victoria.

Jonacatepec después,
enseguida Chinameca
y el trece de mayo, es
Cuautla; muy valiosa meta.

El veintiséis agorero
toma también Cuernavaca
y va en busca de Madero
que del desarme le trata.

Zapata nunca se aterra,
trata su asunto encomiable
el problema de la tierra
que se presenta invariable.

Madero promete ir
al Estado de Morelos
y ahí mismo decidir
sobre tan viejos anhelos.

Doce de julio siguiente
fue la famosa entrevista
en la mera capital
morelense y señorial,
queda el problema pendiente
y la gente zapatista
descontenta y muy leal.

Eran dos polos opuestos:
Madero, institucional
y contra el tiempo luchaba,
Zapata quería sin pretextos,
la justicia acelerada,
reparto incondicional.

Los enemigos feroces
intrigaron al Caudillo,
le hicieron cargos atroces,
le prendieron un cerillo.

El desarme iba avanzando
en la mera Cuernavaca"
los caciques, calumniando,
pues la meniira algo saca.

A México fue Zapata
a desmentir los infundios,
é l, las órdenes acata,
mas siguen los latifundios.

Dos entrevistas, se narra,
Enderezaron las cosas,
Francisco León de la Barra,
Provisional Presidente,
hizo promesas hermosas
a Madero, tan clemente.

Mas era falsa la puerta,
oyó a los latifundistas
y hay va Victoriano Huerta
a masacrar zapatistas.

Madero sí respondía
y en serio peligro estaba
hasta la vida exponía
y no se lograba nada.

Zapata, muy descontento,
lanzó viril manifiesto,
suspendió el licenciamiento
en integérrimo gesto.

LA TRAICION EN PIE

De la Barra, muy mohino,
no conservó el brazo inerte,
el dipsómano asesino
fue emisario de la muerte.

Culpa de aquellos Tratados
tan erróneos y dispares,
conque fueron defraudados
los que vencieron en Juárez.

Ya don Porfirio no amarra
el gallo de la reyerta
mas sigue León de la Barra
y el brazo derecho: Huerta.

Con razón muy conocida
que ha merecido alabanza
don Venustiano afirmó:
que en realidad se suicida
la Revolución que transa
y esta verdad perduró.

A Cuautla llegó el falsario
campesinos masacrando,
con designio sanguinario
los pueblos iba incendiando.

Libra combate Zapata
en la mera Chinameca
y por milagro se escapa
de una celada muy chueca.

El era astuto y genial
y de un valor temerario,
se acercó a la capital,
con prestigio lapidario.

El veinticinco de octubre
del once, fecha crucial,
el Congreso se descubre,
se cimbra en forma totaL

ZAPATA Y SU PLAN DE AYALA

Caciques, con otra bala
tildáronlo de anarquista,
preparó su Plan de Ayala,
el gran cañón agrarista.

Pero aplazó el cañonazo
por Madero, Presidente,
confiando en el arreglazo,
muy seguro y permanente.

Mas tan poco se logró
a pesar de embajadores,
Madero sí cooperó
con los deseos mejores.

Zapata con decisión,
rubrica su ejecutoria,
y marca la redención
en el Reloj de la Historia.

Ese Profesor Montaño
nunca perderá su lustre,
no cabe ningún engaño,
es de un altísimo fuste.

Muy a pesar del futuro
que tuvo el digno mentor,
fue su consejero puro
en el momento mejor.

El plan de Ayala, ejemplar,
se signó con gran denuedo:
" que se acerquen a firmar
esos que no tienen miedo".

En un humilde jacal,
hazaña que nadie iguala,
surgió aquel Plan Inmortal.
¡¡ La Patria ,es Villa de Ayala !!

Después, el 30 de abril
de mil novecientos doce,
Ixcamilpa, muy viril,
tierra propia reconoce.

Y se reanuda el reparto
de la tierra prometida,
como un esperado parto,
como un regalo de vida.

La figura de Zapata
tramonta la eternidad,
ya nadie más le arrebata
su voz: ¡¡ Tierra y Libertad !!

Las gentes de mal querencia
que aún atacan al gigante,
que conserven la distancia,
su actitud beligerante.

Mas el juicio de la Historia
nadie lo puede borrar,
y Zapata es la victoria
de la causa popular.

De caciques y asesinos
es azote sin piedad,
¡¡ Padre de los Campesinos,
Prócer de la Humanidad !!

SIGUE LA PERSECUCION

Felipe Angeles, después,
se encarga de la embestida,
y como el más justo juez,
de Huerta es contrapartida.

Angeles era agrarista
como Villa y los mayores,
este es el punto de vista
que distingue a los mejores.

Zapata, decepcionado,
juzgó a Madero muy lento
y cuando el ardid tramado
fue neutral sin miramiento.

Pero al punto comprendió
que el enemigo mortal,
fue Huerta, que traicionó
al Gobierno más legal.

El chacal mandó embajada
a someter a Zapata,
pero no lograron nada
con su gestión insensata.

Contra el tirano temible
apuntó los arcabuses,
la respuesta fue terrible,
creció la siembra de cruces.

La cosa se puso que arde
y yo así lo reconozco,
mandó fusilar al padre,
del mero Pascual Orozco.

Al principio lo nombró
como egregio paladín,
después lo desconoció
y lo mandó hasta el confín.

Y lanzó otro manifiesto
que ha registrado la Historia,
importante y muy enhiesto,
anunciando la victoria.

Esto fue el 20 de octubre
de mil novecientos trece,
el agrarismo nos cubre
y su ideal resplandece.

En el país existían
agraristas convencidos,
jefes que lo sostenían
muy firmes y decididos.

Y no tan sólo en Morelos
y la cercana región,
por la tierra los anhelos
ya cubrían la Nación.

LA CAIDA DEL TIRANO

Pero el tirano cayó
en el hondo precipicio,
porque el pueblo lo tiró
con horrible sacrificio.

El que dio cuentas cabales
del traidor abominable,
fue Villa, el inigualable,
General de Generales.

Pues ni modo que Obregón
que aún no era decisivo,
cooperó sin dilación,
Villa fue el definitivo.

Mover a tiempo las ruecas
con estrategia invencible
y realizar lo imposible,
¡¡ Eso es tomar Zacatecas !!

Esa fue la tumba abierta
del ejército feudal,
con la caída de Huerta,
la Revolución triunfal.

¡¡ Tan altísima victoria
el pueblo y Villa lograron,
merecen toda la gloria,
pues ellos la conquistaron !!

SE CONFIRMA EL PLAN DE AYALA

Cual León siguió a Porfirio
Huerta puso a Carbajal,
y se prolongó el martirio
hasta el momento final.

Guerrero, Puebla, Morelos,
Hidalgo y parte del Defe,
superaron los recelos,
sólo Zapata era el Jefe,

Por su aventura insensata
Orozco fue repudiado,
queda Emiliano Zapata
y el Plan es ratificado.

Fue en San Pablo Oaxtepec,
el diecinueve de junio
del catorce, singular,
muy cerca, Chapultepec,
centro del mayor relieve,
para quedarse y mandar.

Mas Zapata no pretende
la riqueza y el poder,
su integridad nos sorprende,
la tierra es todo su ser.

Pues podía gobernar
por sí y por su consejero,
pero era honesto sin par,
no sicario ni logrero.

Los que honramos al Caudillo
que fue un hombre en plenitud,
loamos su eterno brillo,
su perpetua juventud.

ZAPATA, CARRANZA, LA CONVENCION

Esta vez, don Venustiano
sondeó en el punto que cala,
el Caudillo, muy humano,
le exigió su Plan de Ayala.

Carranza, reformador,
al Plan negó su adhesión,
le pareció superior
citar a la Convención.

Gobernadores, Generales,
fueron los Convencionistas,
faltaron los más cabales,
villistas y zapatistas.

Sí resolvió el Primer Jefe
invitar a los pelados,
mas no eran de su linaje
los más brillantes soldados.

Por tantas cosas al revés
se caldearan los ambientes,
y cinco días después
continuó en Aguascalientes.

Angeles llamó a villistas,
tan justo como prudente,
después a los zapatistas,
con el mismo precedente.

La Convención sin mancilla
hablando lenguaje en plata
vibró al presentarse Villa
y los hombres de Zapata.

Ahí estaban los leones,
presentes y no en retrato,
el terror de los pelones,
los padres de más de cuatro.

Ellos, paladines fieros
de la lucha más violenta,
los campeones verdaderos
sin baldón y sin afrenta.

Sus méritos nos alientan,
así lo sostengo yo,
sus errores ya no cuentan,
el pueblo los perdonó.

El 29 de octubre
del 14, se señala
la más elevada cumbre,
pues se adopta el Plan de Ayala.

Todo giraba en el eje
del pueblo y sus Generales,
el eco del Primer Jefe,
no resonó en los timbales.

Firmaron una Bandera
en señal de patriotismo,
zapatistas, su palabra,
fue la prueba del civismo.

Causó fuerte desazón
la actitud reminiscente,
al visionario Obregón
y a Carranza, intransigente.

Nadie podía brillar
ni hacer sombra al Estadista,
Obregón, pues a esperar
para renovar la lista.

ZAPATA, DUEÑO DE LA CAPITAL

Un olvidado General
llamado Antonio Barona,
zapatista y muy cabal,
va y la Metrópoli toma.

Día 24, noviembre,
del 14, año crucial,
merece el mayor renombre,
dominó la Capital.

Centro del amo imperial
que treinta años gobernó,
sede también del chacal
que a Madero asesinó.

i Ah, mi General Zapata,
es muy suya la venganza,
se justifica el que mata
con razón en la balanza !

ii El gigantesco martirio
que causaron los mendaces
con una horrenda maldad,
merece el mayor castigo;
con un justo odio de clases,
que paguen su impunidad !!

Teniendo tanto poder
para vengar toda ofensa,
prefirió retroceder
y continuar en defensa.

En Xochimilco, reunión,
con Villa, el incomparable,
acordaron firmar unión,
pero falló en lo deseable.

Se reunieron los gigantes
en un diálogo agrarista,
hicieron siglos de instantes,
y un solo punto de vista.

Pero no hicieron valer
su noble y sincera unión,
aquel inmenso poder,
era la Revolución.

Ni tardos ni perezosos,
a su tiempo, sin fallar,
los enemigos facciosos
se habrían de aprovechar.

LA OBRA AGRARISTA

No renunció el paladín
a declaraciones varias,
pero consciente hasta el fin
creó Comisiones Agrarias.

Manuel Palafox, Ministro
que era de la Convención,
organizó aquel registro,
la tierra en distribución.

Préstamos, Caja Rural,
que la injusticia maniata,
en apoyo de su ideal,
fue otra idea de Zapata.

Con instinto primigenio
que se estima muy cabal,
protegió a fondo el Ingenio:
Zacatepec y Hospital.

Quiero "fábricas modernas",
no talleres cavernarios
y salir de las eternas
rutinas de los sicarios.

Venía la diferencia
de "producir", sin recursos,
y "maquilar", a conciencia,
siguiendo los nuevos cursos.

Pero nunca despreciaba
los más cansados tiliches,
emplear lo que no costaba,
esto es, los viejos trapiches.

Y amplió su Plan Agrarista
al trabajador urbano,
y fue también obrerista,
tan honrado como humano.

Oh, la lucha continuaba
a pesar del Estadista,
y con firme decisión
el Caudillo gestionaba
una Gran Ley Agrarista,
que fuera la salvación.

Y no sólo la anunció
con acertada visión,
sino que la formuló,
con o sin aprobación.

Y muchos puntos esboza
el mensaje campesino,
en actitud tan honrosa
que traza un amplio camino.

ZAPATA Y LA CASA DEL OBRERO MUNDIAL

Octubre del dieciséis,
declaración magistral,
defendió, no lo olvidéis,
la del Obrero Mundial.

Cosa de grandes testigos,
que combatió, sin sonrojos,
con sus "Batallones Rojos",
a los villistas amigos.

Y fue grande su bondad
al quebrar aguda lanza,
por el Obrero Mundial,
con Venustiano Carranza.

Ya Huerta había reprimido
la naciente clase obrera,
y Carranza, arrepentido,
borró su alianza primaria.

Clase obrera, fiel aliado
contra hermanos campesinos,
que buscaba por su lado,
el mejor de los destinos.

1915, AÑO NEFASTO

El 15, un año nefasto,
de profunda división,
sucedió lo más funesto
para el pueblo y la Nación.

Tormenta de odio y muerte,
despiadada y fratricida,
que avasalló a la del Norte,
con ciega furia homicida,
cual fuego exterminador,
fueron las grandes batallas
y su huracán de metrallas.

Los anhelos asesinos
se cumplieron sin tardanza,
los dos bandos campesinos
se causaron la matanza.

La gran ayuda exterior
el conflicto decidió,
a unos más y mejor,
a otros todo negó.

Por fin se logró vencer
a Zapata como a Villa,
y asegurar el poder
en la codiciada silla.

Mas surge una nueva pista,
i esa Ley del 6 de Enero,
del 15, es agrarista,
eco del Plan agorero !

Cuando Villa, decadente,
andaba a salto de mata,
una cosa semejante
le acontecía a Zapata.

Tres años registra el hecho,
diecisiete al diecinueve,
perseguido, sin derecho,
tuvo el más alto relieve.

Aunque al egregio campeón
que entregó los fundamentos,
cual Villa y Flores Magón,
no le tienen miramientos.

Al gran Zapata lo ven
como adalid peligroso,
la política es vaivén,
y él nunca alcanza reposo.

SURGE LA CONSTITUCION

Carta Revolucionaria
del año de diecisiete,
con el alma muy agraria,
Artículo Veintisiete.

Ciento veintitrés, encierra,
la redención laboral,
con el alma muy obrera,
cual la justicia social.

La Constitución auspicia
los Planes más ejemplares,
pues institucionaliza
las demandas populares.

Al digno trabajador
la Dictadura lo cuelga,
Noviembre emancipador
le da el Derecho de Huelga.

El Amparo es arma ideal
contra dinero y poder,
encausa la Autoridad,
al débil lo hace valer.

Fortalece a la Nación,
soberana, con renombre,
protege la educación
y los Derechos del Hombre.

Y en el concierto mundial
no nos quedamos atrás,
Siervos de la Libertad
y la Causa de la Paz.

MUERTE DE ZAPATA

General Pablo González,
la persecución velada
de tus soldados leales,
se convirtió en emboscada.

Guajardo logra engañar
al Caudillo indomeñable,
y lo manda asesinar
en celada abominable.

Diez de abril del 19,
en Chinameca desata
la traición sombría, aleve,
¡¡ Acribillan a Zapata !!

ii Guajardo, militarote,
suena a muerte tu vocablo.
El era terrible azote
de los tiranos del pueblo !!

González, ya se cumplió
la sentencia que dictaron,
como no se sometió,
de plano lo victimaron.

Pero la vida rescata
en sus hondos avatares,
a guías como Zapata,
que son héroes populares.

¡¡ Y proscribe a los tiranos
del presente y porvenir,
por verdugos inhumanos,
que no merecen vivir !!

ZAPATA NO HA MUERTO

Un rumor, tenaz y cierto
que despierta con el alba,
es que Zapata no ha muerto,
y con el viento cabalga.

Y que un canto de victoria
de acento muy dulce y fino,
dice que vive en la gloria
de su cielo campesino.

De allá desciende cual mito
vengador y prepotente,
por el cariño infinito
que le profesa la gente.

¡¡ Y que en un momento dado
de tragedia y confusión,
volverá resucitado,
a salvar a la Nación !!

EPILOGO

Alguien juzga no perdida
la Revolución del diez,
sino sólo interrumpida,
por el faccional revés.

Nunca ha sido interrumpida,
tomó un curso excepcional,
no se detiene la vida,
ni la justicia social.

 

.
Fuentes:

Pedro Gómez Ornelas. ¡¡ Viva Zapata !!
Texto presentado durante el VI Congreso Nacional
de Historia de la Revolución Mexicana.
Sociedad Chihuahuense de Estudios Históricos.
Noviembre 19, 20 y 21 de 1975.
México. p. 97 a 106.

Ver índice de todos los corridos