EMILIANO ZAPATA

Autor: Luis Fermín Cuéllar.

Por Anenecuilco grata
noticia, buen mexicano
nace, familia Zapata,
y le llaman Emiliano.

Aquel morelense niño
creció cultivando tierra
por eso, con gran cariño
a su defensa se aferra.

Un día su padre lloraba
con tristeza, con enojo,
de tierra que cultivaba
fue víctima del despojo.

Al preguntar el pequeño
de lágrimas el motivo
le contesta: "No soy dueño
de las tierras de cultivo".

"Ya sin ellas nos quedamos
a nuevas gentes pasaron,
son ahora de "los amos",
por fuerza nos las quitaron".

"No ganariamos la lucha,
son pudientes Emiliano
y les dan ayuda mucha
los caciques, el tirano".

Con lágrimas apagadas
Emiliano, con vehemencia,
viendo tierras usurpadas
lanza tremenda sentencia:

"Si ustedes no dan pelea
evitando los destruyan
el día que un hombre yo sea
haré que las restituyan".

En actitud del chiquillo
un indígena genuina
se adivinaba caudillo
del sufrido campesino.

Crece fuerte, lo respetan
aun del dictador lacayos,
habilidad no le objetan
domando briosos caballos.

Un honor se le dispensa
nombrándole presidente
de la Junta de Defensa
Comunal, precisamente.

En Morelos diez y siete
latifundistas medraban,
al campesino juguete
de tierra lo despojaban.

Gentes de Villa de Ayala
Anenecuilco invadieron
los "amos" muy "a la mala"
a todos los indujeron.

La patraña desbarata
de los suyos en defensa
muy decidido Zapata
a dar parcelas comienza.

Con acto de valentía
para el pueblo rescataba
la que le pertenecía,
por ello se lo entregaba.

Dominar era preciso
según los latifundistas,
castigar al insumiso
con fuerzas rurales listas.

La "ley fuga" con "la leva",
asaltos, persecuciones
son los castigos que lleva
evitar depredaciones.

Del porfiriato soldado
un rebelde que se lleva
al ejército, forzado,
dándole nombre de "leva".

No importan hijos, mujeres
que quedan abandonados,
ni del campo los quehaceres
cuando requieren soldados.

"Puedes correr" ordenaban
al preso, mientras corría
cobardes le disparaban
esa "ley fuga" sería.

La creían muy necesario
pues fugarse pretendía
desertor o presidiario,
ser cadáver merecía.

En la tierra de Zapata
era donde más se usaba
esa "justicia" que mata
al del agro torturaba.

Zapata toma defensa
de víctimas del despojo,
sin ninguna recompensa
y con singular arrojo.

Si por rebelde destaca
el campesino Zapata
lo llevan a Cuernavaca
por la "leva" poco grata.

De la clase favorita
un señorón hacendado
un domador necesita
Emiliano es liberado.

Zapata redobla empeños
para que se les devuelvan
propiedades a sus dueños,
a despojarlos no vuelvan.

Fracasadas sus gestiones
por autoridad perversa,
piensa en otras soluciones
con las armas, por la fuerza.

En favor del campesino
se sublevaba Zapata,
con Torres Burgos, Merino,
Tepepa y su cabalgata.

A Torres Burgos lo matan,
será líder Emiliano
y sus órdenes acatan
hombres del agro suriano.

Los campesinos, por cientos
eran parias, emergían
decididos y violentos,
su propiedad exigían.

Arrasador estallido
de los rudos expoliados
que veían en el ejido
sus derechos rescatados.

Era gran conglomerado
muy pobre, sin garantías,
fanatizado, explotado
por corifeos de Díaz.

Aun visto con menosprecio
y tratado cual escoria
quería de su sangre el precio
conquistar una victoria.

Una carabina vieja
alzada lleva consigo
pero muy pronto la deja
por nueva del enemigo.

En muy peligrosas horas,
en montes, a campo raso
muchas ametralladoras
toman a punta de lazo.

Y Chiautla con Huamuxchitlán
los zapatistas tomaron
al joven Andrew Almazán
como médico aceptaron.

Izúcar de Matamoros
dejaron los federales
por no sufrir deterioros
considerados fatales.

De tropas con armamentos
es revista primer acto,
los zapatistas por cientos
en recuento muy exacto.

Llegarían a generales
sus jefes, hombres sin miedo,
Navarro, Neri, Morales,
Omaña, Brito, Acevedo.

Otros de muy buena laya,
honra de raza morena,
Jáuregui, Galis y Maya
Pancho Mendoza, Cadena.

Y sin mencionar no dejo
a Margarito Martínez
con Emigdio Marmolejo
que persiguen nobles fines.

Don Porfirio toma nota
qué pasa con Emiliano,
un federal lo derrota,
era Blanquet Aureliano.

Jonacatepec es plaza
que conquistan los surianos
con fuerza no tan escasa
Cuautla toman en sus manos.

A federales opaca
el valor de los alzados
amenazan Cuernavaca
y toman otros poblados.

En serranías del Ajusco
Zapata tropas tenía,
que dieran ataque brusco
en México se temía.

Zapata provoca cuita,
la presión es alarmante,
la caída precipita
del régimen tambaleante.

 

.
Fuente:

Luis Fermín Cuéllar. Historia de la Revolución
Mexicana en Verso Romance.
Cuartetas Octosílabas.

Publicaciones Blancas, S.A.
México, 1985. p. 137-142

Ver índice de todos los corridos