MARCIANO SILVA
PERALTA
Por Amador Espejo Barrera

Marciano, canta y toca: tu pueblo te escucha.

Nació en Tilzapotla, municipio de Puente de Ixtla, en 1849. Sus padres carentes de los medios de subsistencia decidieron trasladarse a trabajar a la Hacienda de Treinta, Municipio de Tlaltizapán, donde también él trabajó; de este lugar y en 1912 se incorporó al Ejército Libertador del Sur con su única arma que supo manejar: su bajo sexto. (Ver Nota al Final)

Quedando inválido por causa y lugar desconocido; su sitio de estancia fue en los diferentes campamentos y cuarteles revolucionarios, en donde escuchó el relato de sus compañeros sobre características y detalles de los enfrentamientos; con tal información de forma lírica y alegre les puso letra y música a las contiendas más importantes que él determinó, lo que le dio el mérito de convertirse en el cronista y cantor de la Revolución Agraria.

En uno de estos campamentos, el general Eufemio Zapata Salazar dirigiéndose a Silva, entabló el siguiente diálogo:

"Y tú, ¿qué sabes hacer?"

El contestó. "Cantar mi General".

"Pues canta, qué esperas!".

El general Eufemio probablemente se dirigió a Marciano en tono no muy agradable, por notarle inválido de sus piernas, en esa situación y en campamento no devengaría la estancia de alguien así; sin embargo el general Emiliano, al término del anterior diálogo contestó:

"Deja que Marciano haga lo que sabe".

A partir de entonces Marciano Silva, con el apoyo del General en Jefe, se quedó entre la tropa a darle letra y ritmo a las gestas zapatistas revolucionarias, amenizando momentos agradables alrededor de fogatas y tlecuiles con aquellos guerrilleros que regresaban de campaña o a las mujeres que en los campamentos prepararon tortillas y frijoles para los combatientes.

Marcianito le decían por estima en cuarteles y campamentos; "hizo parodias populares de la Adelita, La Cucaracha y de todos los danzones de moda y en sus corridos narró la Toma de Chinameca, la Toma de Cuautla, la Toma de Chilpancingo" (Reyes Avilés, 1928:131) y otras de gran relevancia, y no importando sus limitaciones, siempre tocó en campaña las canciones que le pidieron.

"Al término de la revolución, Marciano se retiró a vivir a Cuautla, donde añoró los días lejanos de campaña, cuando en los campamentos, puso la nota alegre rodeado de sus valedores. Ahí en Cuautla al final de su vida de tarde en tarde cuando llegaban a su humilde casita lugareña algunos de los viejos jefes, descolgaba su inseparable bajo, compañero de sus correrías revolucionarias y volvía a hacer vibrar las sonoras cuerdas entonando las canciones que llenaban su mente de recuerdos gratos" (Op. cit. p. 31).

Como un verdadero embajador y vocero de la Revolución Agraria, en sus últimos años con el gusto que le caracterizó, acudió a ferias y días de plaza tradicionales, en los que hombres y mujeres de diferentes edades le escucharon sus revolucionarias verdades cantadas.

Como digno representante de la música agrarista en el estado de Morelos, murió humildemente el lunes 6 de febrero de 1944, sus restos mortales reposan en perpetuidad en la tumba número 120, del Panteón Civil de la ciudad de Cuautla.

En su tumba, su homólogo Federico Becerra le dijo cantando:

"Seis de febrero fue la fecha en que murió el gran versista y poeta de Morelos; recuerdos gratos, para siempre nos dejó él que como vate fue la honra de nuestro suelo".

Así como se nombran guerrilleros famosos del zapatismo, debemos recordar a "guerrilleros cantores", dándole honor especial a Marciano Silva, Refugio y Juan Montes, Fausto Ramírez, y a Federico Becerra (Mendoza Vicente, 1976), que con su arma musical regaron por los campos de Morelos un sabor agradable a plomo impregnado de notas, que al enemigo federal no le dejó buen paso en sus botas.

SU BAJO SEXTO.

Este instrumento musical de doce cuerdas metálicas, con características semejantes al de una guitarra, pero más grande, fue el arma agraria inseparable de Marciano Silva en sus corridos en los diferentes campamentos y cuarteles de los revolucionarios del sur en el estado de Morelos.

Su autenticidad ha sido motivo de discordia entre la Huasteca Potosina y la Hidalguense; por lo que siendo un instrumento mexicano, llegó a formar parte de la historia en la Revolución.

Luis Miranda guionista de Spartacus Discos de Francia (Volumen 5, Paisajes Mexicanos), apunta que, "el bajo sexto es un instrumento parecido a la Guitarra pero más voluminoso. Lleva doce cuerdas de metal (entre ellas algunas muy gruesas intercaladas con las delgadas) lo cual le da un sonido muy peculiar, especialmente para el acompañamiento, que es su función.

CORRIDOS DE MARCIANO SILVA

CORRIDO SOY ZAPATISTA DEL
ESTADO DE MORELOS

Autor: Marciano Silva
Cantan: Mauro Vargas e Ignacio Vargas.

HISTORIA DE LA DERROTA Y MUERTE
DEL GENERAL LUIS CARTON

Autor: Marciano Silva
Canta: Honorio Abúndez.

HISTORIA DE LA MUERTE DEL GRAN
GENERAL EMILIANO ZAPATA

Autor: Marciano Silva
Cantan: Mauro Vargas y su hijo Ignacio.

EL EXTERMINIO DE MORELOS
Autor: Marciano Silva.

EL REBELDE DE MORELOS
Autor: Marciano Silva.

BOLA DEL SITIO DE
TLALTIZAPAN

Autor: Marciano Silva.

LAS HAZAÑAS DE LOS YAQUIS
EN MORELOS

Autor: Marciano Silva.

CORRIDO DE LA TRAICION DE
FEDERICO MORALES

Autor: Marciano Silva.

AQUILES SERDÁN
Autor: Marciano Silva.

DESPEDIDA A
D. VICTORIANO HUERTA

Autor: Marciano Silva.

EL QUINTO DE ORO
Autor: Marciano Silva.

EL CORRIDO DE LAS COMADRES
Autor: Marciano Silva.

CORRIDO AL SANGUINARIO
GENERAL ROBLES

Autor: Marciano Silva.

CORRIDO DE
MARCIANO SILVA

Autor: Federico Becerra.

BIBLIOGRAFIA

2004. Antonio Avitia Hernández. Las Bolas Surianas:
Históricas, Revolucionarias, Zapatistas y Amorosas,
de Marciano Silva.
Avitia Hernández Editores.
México, Primera edición 2004. 235pp. Edición del autor.

1984. Barreto Mark, Carlos. Los Corridos de Marciano Silva.
Gobierno del Estado de Morelos. México.

Nota: De acuerdo con Antonio Avitia Hernández, "el
instrumento morelense que tocaba Silva es el BAJO QUINTO... el bajo sexto es del norte del país y suena muy diferente y no existía en tiempos de Marciano Silva"
.
avitia56@terra.com.mx / Julio 2004.

.
Fuente:


Prof. Amador Espejo Barrera. Guerrilleros y Lugares de Zapata.
Dirección General de Culturas Populares Unidad Regional Morelos.
México, Morelos, Enero 1997. Pags. 225 a 234.

OTRA BIOGRAFÍA DE MARCIANO SILVA