LUCIO MORENO
18?? - 1911

 

Lucio Moreno nació en el Pueblo de Santa Catarina, a escasos kilómetros del Pueblo de Tepoztlán; pasó sus primeros años en este lugar y posteriormente con sus familiares, se trasladó a la ciudad de Yautepec. Vivió en la calle de Curtidores, en donde estuvo hasta su mayoría de edad.

Cuando tenía 24 años contrajo matrimonio con la señorita Catalina Campos.

Por mucho tiempo, Lucio Moreno ejerció el oficio de zapatero, pero a la vez fue un excelente hombre de a caballo y practicaba la charrería con gran habilidad, lo que atrajo la admiración de los vecinos de Yautepec, con quienes cultivó una gran amistad.

Se relacionó con los dirigentes de los clubes políticos Yautepecanos, que más tarde participaron en la revolución.

Fue amigo de Amador Salazar, de Román Castro, y de los dirigentes maderistas de la región. Tuvo una gran popularidad como charro en los principales pueblos del Estado de Morelos y esto hizo que vieran en él, a un futuro dirigente de la revolución.

En Yautepec, tomó parte del club antireeleccionista y fue tan entusiasta, que con un grupo de Tepoztecos editó un periódico al que le dieron por nombre "La Voz de Juárez". A través de este periódico se difundieron ideas revolucionarias por todo el Estado. La publicación del periódico "La Voz de Juárez", le trajo a Lucio Moreno la enemistad del jefe político de Yautepec, quien ordenó la aprehensión de los principales dirigentes, pero no la pudo llevar a cabo porque la gran mayoría eran campesinos y solo fue aprehendido Lucio Moreno, al que se remitió a Cuernavaca, en donde se le incorporó al Cuerpo de Rurales del Estado de Morelos prestando mas de un año de servicios forzados. Al cumplir su condena retornó a Yautepec, donde continuó su labor de artesano, sin dejar de practicar la charrería.

El primero de mayo de 1910, asistió Lucio Moreno a la feria del primer viernes de cuaresma en la ciudad de Jojutla y fué invitado a tomar parte en un festival charro.

Después de la charreada, cuando paseaba su caballo en las cercanías del zócalo de Jojutla, notó que los miembros de una ronda se llevaban preso a un campesino jornalero y Moreno al acercarse a los policías, les dijo "pobre hombre no lo ultrajen" al no dejarlo libre, sacó un machete de cinta de la silla del caballo y empezó a repartir machetazos contra los ronderos. Lucio Moreno liberó al jornalero, lo montó en el anca de su caballo y abandonó la ciudad de Jojutla.

Las autoridades de Jojutla, libraron orden de aprehensión y por la vía telefónica se comunicaron con las autoridades de Tlaquiltenango, donde aprehendieron a Lucio Moreno y lo remitieron a Jojutla, en esa ciudad estuvo preso del 8 de mayo al 1o. de julio de 1910. Como era Presidente del Club Antireeleccionista de Jojutla, apareció la noticia en el periódico "El Constitucional", órgano de ese partido en la ciudad de México. Llamaron la atención del gobernador del Estado para que impartiera justicia y en la nota periodística señalaban también que su esposa, era presidenta de la Liga Patriótica Femenina Antireeleccionista de Jojutla.

Lucio Moreno a principios de 1911, se encontró en la hacienda Tenextepango con el Profr. Pablo Torres Burgos, quien había regresado el 14 de febrero de San Antonio Texas, de la Junta Revolucionaria que encabezaba Don Francisco I. Madero.

El Profr. Pablo Torres Burgos traía instrucciones de la Junta Revolucionaria para iniciar en Morelos el movimiento armado y designó a Lucio Moreno para que iniciara el levantamiento armado en la zona de Tepoztlán y Yautepec. En el primero de estos, tuvo junta con sus antiguos amigos y así se reunió con Román Castro, otro activo reeleccionista de Yautepec, quien también buscó adeptos en la zona. A principios de marzo de 1911 Lucio Moreno y Román Castro dieron el grito revolucionario. Lucio Moreno se dirigió después hacia Santa Catarina Tlayca en donde se le reunieron 15 hombres y se dirigió a la zona de Tepoztlán donde puso libres a los presos que estaban en 12 cárcel municipal.

Como Lucio Moreno gozaba de una gran simpatía en esa población, logró reunir a unos 600 campesinos a quienes arengó y los incitó a la revolución.

Después de esto, con un grupo aproximado de 40 hombres tomó la dirección del Pueblo de Santiago Tepetlapa, donde se les unieron Miguel Hernández, los hermanos Sánchez: Refugio, Timoteo, y Marino, Simón Rojas, Felipe Tijera, José Catarino Campos, Bernabé Labastida. De estos primeros revolucionarios Simón Rojas, Felipe Tijera y José Campos, fueron firmantes del Plan de Ayala.

Lucio Moreno con esta gente formó 3 grupos y con ellos amagó a Yautepec instalando su cuartel en la hacienda de Apanquetzalco.

A fines del mes de abril en combinación con las fuerzas de Román Castro atacaron definitivamente Yautepec logrando apoderarse de la ciudad después de un ataque de 8 horas. La toma de Yautepec fué el 1o. de mayo de 1911.

Ese mismo día a las cinco de la tarde tuvieron que evacuar la plaza, pues supieron que venían fuerzas de Cuernavaca y Cuautla con objeto de recuperar la plaza.

El Profr. Pablo Torres Burgos, envió un comunicado a Lucio Moreno para que colaborara en la toma de Tlaquiltenango y Moreno abandonó su campamento para tomar parte en este hecho de armas.

Después de la toma de Tlaquiltenango, Lucio Moreno y Román Castro, al retornar a sus antiguas posiciones, atacaron nuevamente Yautepec y auxiliaron a las fuerzas de Emiliano Zapata para la toma de la ciudad de Cuautla, en apoyo a esta Operación Lucio Moreno tomó la hacienda del Hospital.

Después de estos hechos de armas retorna hacia la zona de Tepoztlán y se da cuenta que Bernabé Labastida había fusilado al Presidente Municipal de Tepoztlán, el Sr. Félix Guzmán y a un vigilante, por no dar la alarma convenida. Las tropas de Bernabé Labastida se encontraban en el cerro de Chalchitepetl y al enfrentarse y hacerse mutuas reclamaciones, un oficial de la tropa de Bernabé Labastida, disparó a Lucio Moreno, quien cayó acribillado por las balas en esta refriega. También dieron muerte a Bernabé Labastida, y los oficiales al ver a sus jefes caer muertos, interrumpieron los disparos y cada quien recogió a su jefe.

Lucio Moreno fué trasladado al Palacio Municipal donde lo velaron y sepultaron en la entrada del exconvento Dominico de Tepoztlán, a Bernabé Labastida se le dió sepultura en el otro extremo del Pueblo. Emiliano Zapata al tener conocimiento de estos hechos, ordenó que se tuviera como jefe de la zona de Tepoztlán al Sr. Refugio Sánchez.

 

.
Fuente:

    Valentín López González. Los Compañeros de Zapata.
    Ediciones del Gobierno del Estado Libre y Soberano de Morelos.
    México, 1980, p. 162-165.