SERAFÍN M. ROBLES
1883 - 1955

 

Nació en Jonacatepec el 12 de octubre de 1883, hijo del Lic. don Pedro Robles y de doña Georgina Morales. Hizo sus primeros estudios en la escuela pública de Jonacatepec; al terminarlos trabajó en algunas casas comerciales y después en los ingenios azucareros de Tenango y Santa Clara.

A pesar de que Serafín Maximiliano Robles no tenía problema económico, siempre le preocupó la situación en que estaban los campesinos de las haciendas; de ahí que se incorporara a la revolución el 31 de enero de 1912, a las órdenes del general Francisco Mendoza Palma, en el pueblo de Tepexco, Estado de Puebla; lugar donde Mendoza tenía su campamento.

Por su intachable conducta, Serafín M. Robles fue incorporado a la escolta personal del general Emiliano Zapata para que lo auxiliara en el despacho de la Secretaría Particular, en donde pasaron por sus manos tanto fuertes cantidades de dinero, como órdenes de gran trascendencia para la revolución.

Serafín M. Robles acompañó al Dr. Guillermo Gaona Salazar para llevar a Zapata una carta del Dr. Francisco Vázquez Gómez, invitándolo a reconocer el gobierno de la usurpación huertista. Esa carta estaba fechada en la ciudad de México el 15 de marzo de 1913.

En agosto de 1914, Robles fue designado Secretario Particular; al designarse Tlaltizapán como asiento del cuartel general de la Revolución del Sur; Robles, por órdenes de Zapata, asumió la jefatura del Departamento de Guerra, sin perjuicio de seguir llevando la Secretaría Particular.

El general Serafín M. Robles, por riguroso escalafón, llegó a ocupar el grado de general brigadier; el general Zapata tuvo por él gran estimación y, en algunas ocasiones, le llegó a dar a conocer sus ideas respecto a la reorganización de la industria azucarera en Morelos.

Cuando el carrancismo se apoderó de las principales ciudades del Estado de Morelos, Robles fue un eficaz colaborador del general Zapata, pero por motivos de salud tuvo que dejar la Secretaría Particular y retirarse a un campamento zapatista que había en San Marcos Acteopan, Estado de Puebla, donde fue atendido del padecimiento que le aquejaba; por eso, al ocurrir la tragedia de Chinameca el 10 de abril de 1919, el general Serafín M. Robles no se encontraba al lado de Emiliano Zapata.

Al triunfo del movimiento de Agua Prieta, el general Robles quedó incorporado a la primera división con las fuerzas zapatistas que mandaba el general Genovevo de la O, y permaneció hasta diciembre de 1920 en que causó baja por haber desaparecido la primera reserva del ejército.

Serafín M. Robles, como casi todos los generales y miembros del Ejército del Sur, al ser dados de baja sufrieron grandes miserias. Serafín M. Robles pudo obtener un modesto empleo de mecanógrafo primero en la Secretaría de Industria y Comercio, y después en la Secretaría de Agricultura. Fue uno de los fundadores del Frente Zapatista; en el Comité Directivo Nacional ocupó el cargo de oficial mayor y la Secretaría de Organización.

Durante la administración del Lic. Miguel Alemán, y por gestiones que hizo el Comité Directivo Nacional del Frente Zapatista, el general Robles reingresó al ejército y quedó a disposición de la dirección general de personal de la Secretaría de Guerra. Esto facilitó a Robles que pudiera dedicar mayor tiempo al Frente Zapatista.

El general Robles, tras penosa enfermedad, falleció en la ciudad de México el 28 de mayo de 1955; sus restos fueron inhumados en el panteón civil de la ciudad de Cuautla.

 

.
Fuente:

    Valentín López González. Los Compañeros de Zapata.
    Ediciones del Gobierno del Estado Libre y Soberano de Morelos.
    México, 1980, p. 214-216.