Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

ENTREVISTA AL
SUBCOMANDANTE MARCOS
POR ANITA SNOW
Abril 3, 1994


Selva de Lacandón, México, 3 (AP).- Si México no reforma su muy criticado sistema comicial antes de las elecciones generales de agosto, la rebelión campesina del sur del país podría convertirse en un movimiento nacional, dice uno de los principales líderes rebeldes.

"El Gobierno debe mostrar que es serio sobre democracia, justicia, libertad. Si no, debe pagar la cuota más cara que es la guerra", dijo el líder, quien se hace llamar por el nombre de guerra de Subcomandante Marcos.

El dirigente enmascarado cautivó la atención del país por vez primera cuando el Ejército Zapatista de Liberación Nacional se alzó en armas en el sureño estado de Chiapas el 1 de enero, reclamando derechos para los indios de México y reformas económicas y políticas. Al menos 145 personas murieron antes que el Gobierno proclamara una tregua el 12 de enero.

La entrevista a Marcos hecha el jueves pasado por The Associated Press fue la primera que el dirigente rebelde otorga a una organización informativa estadunidense desde el asesinato, el 23 de marzo, de Luis Donaldo Colosio, candidato presidencial del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Los rebeldes suspendieron las consultas sobre una propuesta gubernamental de paz desde entonces, y han limitado estrictamente el acceso a la zona que ocupan, aduciendo ataques aéreos y concentración de tropas gubernamentales en la zona. El Ejército niega estas denuncias.

Marcos llegó a caballo para la entrevista en una casa desde la que se puede ver un verde valle. El líder rebelde llevaba su acostumbrada máscara negra de esquiador y portaba una escopeta de cañón recortado con un lustroso mango de madera. Dos bandoleras de cartuchos rojos de escopeta le cruzaban el pecho.

Fumando una pipa, Marcos dijo que los mexicanos de todos los sectores sociales estaban hambrientos de cambio en un corrupto sistema unipartidista en que el PRI ha acaparado el poder durante 65 años, en gran parte mediante elecciones fraudulentas.

Un fraude descarado en los comicios presidenciales del 21 de agosto podría encender un movimiento nacional de protesta, incluso una revolución general, dijo Marcos: "Creo que el 21 de agosto es el momento clave", dijo.

"La insurrección de Año Nuevo, el asesinato de Colosio y una reciente serie de secuestros de destacadas personalidades "todas son cosas hirviendo en una caldera. ¿Quién sabe qué va a pasar?"

Otros grupos armados en México han prometido su ayuda si el Ejército ataca a los zapatistas, dijo Marcos. Grupos indios y otros a través del país han condenado la violencia, pero ofrecido sólo apoyo moral.

"Hemos tocado una fibra sensible en los corazones de todos los mexicanos", dijo Marcos. "Tal vez no podemos ganar porque nuestros equipos son muy pobres, no tenemos buenas armas. Pero lo que es seguro es que no podemos perder. El EZLN es el inicio de algo que va a continuar después".

Marcos trazó paralelismos entre el alzamiento de Año Nuevo de los zapatistas y la Revolución mexicana de 1910 emprendida por campesinos paupérrimos que luchaban por tierra y libertad.

Dijo que los rebeldes de hoy en Chiapas quieren lo mismo por lo que luchó Emiliano Zapata, el dirigente de la Revolución mexicana del que el grupo toma su nombre.

Aunque Marcos reconoció que muchos mexicanos podrían no tener los mismos sentimientos intensos sobre el asunto de la tierra que tienen los campesinos indios, añadió que todo el pueblo desea reformas electorales y democráticas que figuran entre las demandas claves de los rebeldes.

El proceso de paz permanece en suspenso desde que Ernesto Zedillo fue seleccionado el martes pasado como nuevo portaestandarte del PRI para las elecciones presidenciales de agosto. Zedillo partidario del libre mercado, es una figura desconocida para los rebeldes.

"No sabemos qué ofrecerá en la mesa del diálogo", dijo Marcos, aunque añadió que los zapatistas están dispuestos a proseguir el proceso de paz.

Marcos dijo que aunque los rebeldes y el Gobierno emprendan una segunda ronda de conversaciones, es probable que no se la realice en San Cristóbal de las Casas, ciudad de Chiapas donde tuvo lugar la primera ronda.

Los dirigentes de la localidad han acusado al obispo y mediador de la paz Samuel Ruiz de simpatizar con los guerrilleros y han pedido su traslado.

Los ganaderos con propiedades dentro de la zona ocupada por los rebeldes han exigido al Gobierno que los compense por la tierra y el ganado perdidos.

Mientras, los campesinos indios de Chiapas, estimulados por la rebelión armada, han ocupado tierras privadas o disputadas en choques a veces mortales con los terratenientes.

 

Agencia Associated Press (AP)
3 de abril de 1994
Entrevista al Subcomandante Marcos
Por Anita Snow


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94