Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

ENTREVISTA AL
SUBCOMANDANTE MARCOS
POR GABRIELA AGUILAR
Julio 17, 1994


Selva Lacandona, Chis., 17 de julio.- En medio de una intensa oscuridad iluminada sólo de vez en cuando por luciérnagas y por la luz de su pipa encendida, el subcomandante Marcos, jefe del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), dice: "Conozco bien al mundo empresarial mexicano".

Después de dar una bocanada de humo, el zapatista de la enigmática personalidad camaleónica, quien ha presumido de ejercer múltiples ocupaciones, bromea: "Yo fui empresario" y critica al charrismo sindical de las cámaras empresariales.

El subcomandante del pasamontañas asegura que aun cuando la mayoría de los hombres de negocios repudian el levantamiento zapatita, existen sectores inconformes golpeados por la política económica que están dispuestos a exigir un cambio.

"Hay una parte del sector empresarial mexicano que ha sido golpeada por la política económica y también por la política política, porque las mafias que articulan en torno al partido de Estado también provocan la formación de mafias dentro del mismo sector empresarial", indica Marcos.

En este esquema de organización, señala el jefe militar, se deja fuera a otros empresarios que tienen otra forma de ver las cosas y que aprecian la realidad de una manera más nacional, "má social por llamarla de alguna manera".

Sin embargo, el jefe zapatista no considera que el sector empresarial sea un grupo egoísta que ha relegado el desarrollo social en su propio beneficio.

"Calificaría al sector empresarial como un sector dividido, dominado por los sectores más voraces, que se ha aliado con el gobierno en esta lenta pero inexorable venta del país al capital extranjero", comenta en una entrevista en donde se aleja de la política para abordar por primera vez tema empresariales.

Marcos indica que los zapatistas no se habían referido anteriormente a los empresarios "porque tampoco los hemos escuchado".

"Algunos empresarios sólo tienen el derecho de hablar por medio de sus cámaras. Eso es lo que les hacen. Cualquier declaración de un empresario no vale si no es a través de la cámara en la que está inscrito, forzosamente además, como si se tratara de sindicatos charros".

En opinión de Marcos, las voces empresariales que se escuchan son sólo las de los líderes de la cámaras, las cuales "no son muy acertadas que digamos, son más bien bastante desubicadas".

Y aclara: "No me refiero a que sean voces reaccionarias, me refiero a que son desubicadas porque no encuentran cuál es el problema. No se quieren dar cuenta de cuál es el nudo que hay que desatar para resolver la situación".

El jefe zapatista dice saber de algunos grupos empresariales que, oprimidos por la política económica y descontentos con la forma en que se conduce el país, están dispuestos a enfrentar un cambio "en la medida en la que saben que su sobrevivencia, no como empresarios, sino como miembros de un país, como ciudadanos, depende de un cambio profundo".

"El hecho de ser empresarios no les invalida sus derechos políticos. El descontento no sólo es de los más empobrecidos, de los indígenas, hay sectores de la clase media, acomodados y empresariales que también se han visto golpeados, que están inconformes con la falta de libertad política que les está afectando".

Desgraciadamente, puntualiza el subcomandante, el "San Benito de reacción que tiene el sector empresarial en México se lo debe a sus preclaros líderes de las cámaras, de la Canacintra, de la Concanaco, de la Concamin y del CCE".

"Yo conozco, no digo empresarios, pero sí pensamientos que sé que están de plano oprimidos, en otro sentido, pero oprimidos. En el sector empresarial, si tú quieres hablar de justicia social, lo menos que te dicen otros empresarios es que estás loco, eso es lo menos, de ahí para afuera son insultos más fuertes", dice.

Afortunadamente, hay sectores que sí están trabajando para lograr un cambio, indica el subcomandante quien se niega a decir de qué grupos empresariales se trata y se limita a decir: "Sé de algunos".

Marcos reitera que es necesario que se dé un verdadero cambio y no sólo una alternancia en el poder. Sólo este hecho, destaca, podrá garantizar el crecimiento económico y la inversión extranjera.

Contrariamente, considera el jefe zapatista, muchos inversionistas, especialmente extranjeros, creen que sus capitales en México estarán protegidos sólo si se asegura una continuidad de la política económica y una permanencia del partido en el poder.

"Están completamente equivocados, pues justamente la permanencia de la política económica actual será la línea que podrá afectar sus inversiones en el país".

En este sentido, el subcomandante explica que varios sectores de la sociedad ya no están dispuestos a soportar, y si no se da un cambio profundo podrían levantarse legítimamente, o por medio de actos vandálicos, terroristas o de cualquier tipo de violencia.

"En medio de un descontento social, ninguna inversión puede estar garantizada", subraya el jefe zapatista.

 

 

Periódico EL FINANCIERO
18 de julio de 1994
Entrevista al Subcomandante Marcos
Por Gabriela Aguilar


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94