Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

ENTREVISTA AL
SUBCOMANDANTE MARCOS
POR GLORIA MUÑOZ
Marzo 2, 1994


San Cristóbal de las Casas, Chiapas.- "La paz se votará como se votó la guerra, con el mismo procedimiento, de la misma manera", dice Marcos, subcomandante del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

En entrevista con PUNTO, el "Sub" habla del proceso de consulta, de la organización del Ejército zapatista, de su decisión por la guerra, de la base social de la organización, del papel de la Iglesia dentro y fuera del conflicto.

Está de buen humor, como de costumbre, dicen los que han permanecido cerca de él durante los nueve días que lleva encerrado en la Catedral de San Cristóbal, donde se llevan a cabo las "Jornadas por la Paz".

Serio y reflexivo cuando se lo propone, Marcos advierte que asistieron con desconfianza al diálogo porque "el que nos invitaba era precisamente el que nos había humillado, el que había atentado contra nuestras vidas".

La sociedad civil, explica" es la que nos obligó a asistir, es la que nos obligó a venir a platicar".

Vestido con su uniforme militar negro y encima un "chuj" del mismo color, su pasamontañas que "ya se para solo" y sus cananas rojas cruzadas, señala que "si se logra la paz, México no sabe cuánto le deberá a don Samuel", el obispo de San Cristóbal que era el único al que los indígenas podían aceptar como mediador.

De su personalidad Marcos dice: "Te voy a dar una pista. No voy a volver a decir 'estuve loco, pero ya estoy cuerdo'. Examen de literatura".

Es casi media noche. En la Catedral hay mucho movimiento. Llega el Subcomandante después de cenar y se presenta. "Soltero, sin compromisos, pobre, no soy buen partido porque soy pobre, pero fuera de eso soy encantador. Empezamos cuando quieras".

PREGUNTA.- ¿Cómo se organizará el trabajo de consulta?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Exactamente como lo hicimos cuando votamos la guerra. Se reunirán los comités regionales y analizarán las respuestas, después hablarán con las regiones y éstas con los responsables de cada comunidad. En las comunidades se reunirán todos, hombres, mujeres, niños y ancianos y a ellos se les dirá: "Nosotros pedimos esto y nos ofrecieron esto otro. ¿Les creemos? ¿Los esperamos para que cumplan, o los tumbamos?"

En nuestras consultas cada quien se para y habla, y ahí lo que se podrá oír es algo como esto: "No le creamos al Gobierno, ya nos ha engañado muchas veces"; otros dirán "no le creamos, pero démosle la oportunidad de cumplir, porque de por sí ya nos están presionando por otros lados"; y unos más dirán "vamos a seguir peleando, vamos a partirles la madre como habíamos quedado".

Cuando ya nadie tenga nada que decir, entonces empezará la votación. Se ponen las opciones, las votan y se levanta un acta, en donde se dice "por el sí votaron tantos hombres, tantas mujeres y tantos niños", ahí no se distingue edad para el voto, cualquier niño que tenga uso de razón y pueda aguantar una asamblea sin dormirse tiene derecho a votar. No sólo habrá un sí o un no por la paz, probablemente haya más opciones.

Todo se juntará en un acta por poblado y luego en la región se hará un conteo. De la región se pasará a la zona y de aquí las actas pasarán a la máxima autoridad que es el Comité, donde se dirá: hay tantos votos de esto, tantos de lo otro y por lo tanto el pueblo manda que.... y punto. Así exactamente se votó por la guerra; así, si así lo deciden, se votará por la paz.

+ Han pasado nueve días desde que llegó por segunda ocasión a esta ciudad y se le ve cansado. unas enormes bolsas cuelgan de sus ojos, producto de un promedio de 19 horas diarias de trabajo. Todo ha sido demasiado rápido, los enfrentamientos, el cese al fuego, la amnistía, el inicio del diálogo y pronto iniciará el proceso de consulta.

PREGUNTA.- ¿Se llevará mucho tiempo la consulta en las comunidades?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Sí. Bueno, de acuerdo a tu lógica sí. En la nuestra es el tiempo justo y necesario. Hay que tener en cuenta que son lugares donde no hay carreteras, donde no se puede andar encapuchado en una avioneta rentada. Son días en los que la comunidad tarda en juntarse, sacan el acuerdo y luego regresan. Son días de camino.

La consulta en sí es muy rápida, pero el chiste es ese ir y venir que puede tomar varias jornadas. En nuestra lógica, te repito, es el tiempo justo. En la lógica de Camacho o de don Samuel puede ser demasiado tiempo, pero ¿cuánto tarda el que tiene que caminar más?

En las consultas --continúa Marcos-- no sólo se dirá lo que se dijo en la mesa, sino también lo que no se dijo, es decir, todo lo que ellos --señala a los delegados que rodean la pequeña mesa de madera donde se produce la entrevista-- captaron del país desde aquí. Les contarán de las cartas que recibimos, bueno, sólo de las que no son pornográficas.

No, no es cierto, bueno fuera, --bromea--. Esto quizá sea lo más importante, porque no será fácil que le crean al Gobierno, pero sí será importante lo que dice la sociedad civil, lo que se dice en los periódicos y todo eso es lo que van a tomar en cuenta.

PREGUNTA.- Hablando de la sociedad civil, ¿cuál es el papel que según ustedes debe desarrollar la sociedad civil durante y después de la consulta?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Nosotros le vamos a consultar también a esa sociedad civil. les vamos a entregar a las ONGs y a los periódicos y a todo el que se deje un pliego de demandas y un pliego de respuestas, y les vamos a preguntar qué piensan de nuestras peticiones y de lo que nos contestan, así como a cualquier otro compañero. Eso es lo que esperamos de la sociedad civil, que opinen y se consulten.

ASUNTOS NACIONALES

Sin dejar de rascarse la que parece ser una abultada barba, el Subcomandante se refiere a los puntos que requerirán de una consulta nacional.

SUBCOMANDANTE MARCOS.- En algunas de nuestras demandas se trató, sin duda, de conseguir una respuesta nacional, como por ejemplo en lo que se refiere al artículo 4o. de la Constitución. En este punto nosotros buscamos la igualdad para todos.

En el caso del artículo 27 se consiguió sólo una respuesta local, pero lo que realmente importa es que se abran caminos para que la gente exija, para que reclamen: 'por qué ellos sí y nosotros no', para que digan 'si soy campesino también tengo derecho a incorporar la parcela al patrimonio familiar', por ejemplo.

En cuanto al tema de la democracia, las respuestas del Comisionado otorgan a la sociedad civil la mayoría en el Colegio Electoral, para que sea ella la que organice, legitime y sancione todo el proceso electoral. Eso compete a todos.

Hay una parte del pliego que no sé por qué no ha llamado tanto la atención, que se refiere a los topes salariales. Ellos --y vuelve a señalar a los encapuchados que siguen con atención sus palabras-- están pidiendo salario digno y trabajo justo, igual para los trabajadores del campo y de las ciudades.

Esta es una demanda nacional que lo que implica realmente es un freno a la política económica neoliberal. Camacho ha de haber pensado: 'Bueno, y estos indígenas qué tienen que estar metiéndose con Fidel Velázquez, por qué tienen que preocuparse por la huelga del SITUAM' --es la que está ahorita, ¿no?--, pero lo que pasa es que ha habido otra huelga con topes salariales del 1%, ¡qué humillante!, de plano hay que hacer un seminario de dignidad para el sector obrero, porque de eso a nada, pues mejor nada".

+ Marcos no para de hablar: "¿Te estoy aburriendo? ¿No, verdad? Bueno, tú me dices, porque yo tengo cuerda para rato. Yo vivo de noche". Continúa: "A la demanda de trabajo, Camacho dijo que iba a haber capacitación, creación de empleos y otras cosas, pero lo que en realidad se estaba pidiendo es un reordenamiento de la política económica, de la política agraria, de la política política y de la política indígena".

En estos momentos, dice, "como que hay dos canales distintos, dos frecuencias, como si estuviéramos oyendo estaciones de radio diferentes. Ellos piensan que autonomía es balcanización, que queremos cerrarnos, que queremos, por ejemplo, mandos indígenas, pero nosotros decimos que no, que puede ser un mestizo, pero que tiene que ser honesto y verdadero, al que podamos quitar a la hora en que queramos si no está cumpliendo.

No queremos que se junten nuestros municipios y que se forme otro estado, sino formar parte de la Federación, pero que ésta retribuya lo que se lleva. Si se lleva electricidad, ¿por qué nuestras comunidades no tienen? ¿Por qué se llevan nuestros frutales, la madera, los animales y no nos dejan nada? ¿Por qué este estado es el más pobre del país? ¿Por qué?".

+ Su concepto de la justicia es especial, muy diferente al de la Procuraduría de Justicia. Para explicarlo, Marcos cita lo que diría cualquier miembro de una comunidad indígena. "Aquí, si alguien mata a otro, yo lo obligo para que trabaje para la viuda. En cambio, tú te llevas preso al asesino y dejas dos viudas, la del muerto y la del preso. Llenar así las cárceles es irracional, es estúpido. ¿Cómo puedes decir que eres gobierno si haces esas tonterías?".

Los 19 delegados del EZLN llevan nueve días dialogando con el Comisionado para la Paz y la Reconciliación, Manuel Camacho Solís. Al día siguiente de esta entrevista darían a conocer el documento que llevarían a consulta a sus comunidades.

PREGUNTA.- Mientras ustedes están aquí, en el diálogo, ¿qué está pasando en las comunidades? ¿Hay riesgos de que se sientan defraudados por ustedes o que piensen en la posibilidad de que sus delegados "se vendan"?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- ¿Cuándo sale el PUNTO?

PREGUNTA.- El domingo.

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Ah bueno, entonces si puedo adelantarte algo. Primero déjame decirte que cuando ellos deciden ir al diálogo lo hacen con mucha desconfianza y recelo. En primer lugar porque el que está invitando es precisamente el que humilló y atentó contra tu vida.

En este contexto ellos deciden asistir sobre todo porque diversos sectores de la sociedad se pronuncian porque vayan y hablen. Es la sociedad civil la que los empuja. Una vez decididos ellos dicen: "vamos a hablar nada más".

Entonces se escogen delegados y les dicen: "ve y habla. Diles lo que dijimos el primero de enero, pero esta vez sin armas. Ve y entra a ese lugar al que te están invitando y di que queremos tierra, trabajo, educación, techo, salud, participación, respeto, democracia. Ve y dícelos. Habla con ellos, habla su lengua, busca palabras que entiendan, pero nada más haz eso".

También nos dijeron: "Escucha y apunta todo lo que te van a decir porque luego me vas a venir a consultar. No toques lo de las armas, si lo tocas no regreses". Esa es la advertencia: "venir, escuchar, no hablar de las armas".

"Mientras nosotros seguimos lo acordado, ellos, allá en sus comunidades, saben que estamos cumpliendo. Saben que no es lo mismo diálogo que negociación y saben que para que los delegados puedan negociar, primero se les debe preguntar", dice Marcos, mientras enciende por cuarta ocasión su pipa.

"A las comunidades no les preocupa tanto lo que hagamos nosotros, primero porque confían en nosotros y segundo porque saben que si nos salimos de lo que nos dijeron se nos aplica la ley democrática, o sea, te pasan al otro mundo por traicionar a tus superiores. Ellos saben que tenemos un límite, pero que ese límite también es para que podamos hacer que se conozca la lucha, para que podamos platicar con los medios, para que podamos platicar con PUNTO, ¿no crees?".

El 'sub' hace una pausa. Hojea el PUNTO, ve la foto de portada y dice: "¿Pedro Valtierra está con ustedes? Fíjate que me dijo que si podía hacerme unas fotos. Dile, ahí si lo ves, que venga. No pudo ser antes porque estábamos encerrados aquí con el Camacho, con el Samuel y con toda la banda. Ahorita no sabemos si saliendo de aquí vamos a poder seguir hablando".

PREGUNTA.- ¿Cuál es tu evaluación del diálogo? ¿Consiguieron lo que esperaban?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Más de lo que esperábamos. Mira, el proceso del diálogo aquí adentro fue así: Llegamos y nos sentamos. La primera reacción del gobierno, de su Comisionado, fue vernos como en un teatro. Camacho creía que esto era una tramoya, pura escenografía, que con el que se tenía que hablar nada más era con el Marcos o con los que están detrás de Marcos (en ese momento parece que hay consenso en que son 'sub').

Entonces empiezan a mandar mensajes para los hombres blancos que supuestamente están atrás, hasta que finalmente se da cuenta de que en realidad con quien tiene que hablar es con estos indígenas. Los escucha, y oye las mismas demandas que podría estar oyendo el virrey Apodaca. Se da cuenta entonces que son demandas justas: que no hay hospitales, que no hay escuelas, que no hay alimentación, que no hay futuro...

Finalmente el Gobierno federal y Camacho en particular descubren el estado de Chiapas. Todo esto, después del primero de enero, un poco tarde ¿no?, justo cuando está terminando su periodo. Si para que descubran esta parte de México se tiene que morir un grupo de patriotas, hombres y mujeres, pues qué tristeza. Bueno, en fin, ya pasó.

Entonces vienen las respuestas. ¿Quieren escuelas?, se las doy. ¿Quieren hospitales?, pues ahí les van. ¿Viviendas? ¿Alimentación?, se las doy. Se dan cuenta que son demandas legítimas, naturales, muy fáciles de contestar. También se dan cuenta, y eso lo tienen muy claro, de que no podían engañar. Esta vez no.

LA IGLESIA

+ El marco de la entrevista es la Catedral de San Cristóbal, el recinto escogido para las "Jornadas de la Paz y la Reconciliación". Dentro del inmueble construido en 1538, en medio de santos y vírgenes, el subcomandante del EZLN se refiere al papel que ha desempeñado la Iglesia católica dentro del conflicto.

"Se acusa a don Samuel de ser el promotor de la guerrilla, pero lo que ocurre es que el único que tiene autoridad moral dentro del Ejército zapatista, aparte de nosotros, es precisamente don Samuel, por lo que ha hecho dentro de las comunidades. Es el único que puede hablarles de paz. En la comunidades jamás hubieran aceptado a otro.

Si es que la paz se logra, no sabe el país lo que le debe a Samuel. Si esto es posible, si estamos aquí en estos momentos, es por la confianza que se le tiene a ese señor. Sabemos que no nos va a traicionar, también sabemos que él está en contra de la lucha armada, porque lo ha dicho hasta el cansancio.

Los ha regañado por haber llegado a la guerra, pero ellos le dicen que no tiene por qué preocuparse, porque los que nos vamos a morir somos nosotros. Si es que se logra la paz, insisto, el país se la va a deber a don Samuel".

PREGUNTA.- Ese es el papel de la Iglesia en Chiapas, pero ¿cuál ha sido el papel de la Iglesia del centro, la de Prigione, la de Corripio?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Ese es un tema que los compañeros de Comité me tienen prohibido tocar. No puedo ni siquiera decir si soy creyente o no, si soy mahometano o qué. De eso no puedo hablar. Tampoco puedo hablar sobre la política de la Iglesia porque ahorita está muy sensible hacia San Cristóbal.

Si empezamos a hablar a favor o en contra de alguien se va a entender que estamos dentro de una línea católica determinada o en contra de otra, o bien dentro de un proyecto de la Iglesia, lo cual no es cierto.

PREGUNTA.- ¿Crees que el reciente intento de remoción de don Samuel de la Diócesis de San Cristóbal tiene relación con la simpatía del obispo hacia las comunidades indígenas y a esa autoridad moral que le confieren en las comunidades?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Es claro que la autoridad moral él se la ganó desde antes.

+ El ''sub' vuelve a bromear. Prende por enésima vez su pipa y muestra un encendedor con una mujer impresa. "Mira lo que me regalaron. ¿Tú crees que es justo? ¿Por qué me hacen esto a mí? Es una crueldad, ¿no? Esto es tortura --dice entre carcajadas-- no la de Godínez. Uno tiene 10 años en las montañas. ¿Te imaginas cómo estamos? --dice al momento de mostrar sus manos temblorosas, bromista--. Bueno ya basta de relajo, ¿en qué estábamos?

PREGUNTA.- Hablábamos de la Iglesia; de don Samuel, de Prigione.

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Cuando se intentó la remoción de don Samuel nosotros alcanzamos a ver una rectificación. Primero se dijo "sáquenlo de aquí" porque, hasta donde yo sé, Salinas y Prigione estaban reformando los artículos que regulan la religión en México. Cuando se estaban poniendo de acuerdo surgieron estorbos y entre esos estorbos estaba don Samuel.

Fue claro que no era la Iglesia de don Samuel con la que quería tratos el Gobierno, sino con una Iglesia neoliberal. Por eso decidieron deshacerse de Samuel, como también había que deshacerse de los indios que estorbaban el Tratado de Libre Comercio, había que deshacerse de todo lo que atentara contra la modernidad.

Todo les truena el primero de enero, pero debemos reconocer que entre la bola de estupideces que llenó al Gobierno federal en esos días, alguien tuvo la brillante idea de dejar abierta la puerta de Samuel, pensando que tal vez él podía ser un factor de solución y pues cuajó. Si hubieran sido capaces de remover al obispo para favorecer alguna solución más radical, ahorita el país sería una bomba, un polvorín, un infierno.

El Ejército zapatista no hizo que se desatara nada, ni en el Iglesia ni en ningún otro lado. El EZ fue sólo la gota que hizo que las cosas se derramaran. Lo que pasó es que había algo que se estaba pudriendo en todos lados y sólo se necesitaba un empujón.

El pasado primero de enero, México recibió el año nuevo con 'Marcos' en el balcón del palacio municipal de San Cristóbal de las Casas leyendo la 'Declaración de Guerra de la Selva Lacandona', dirigida al gobierno y al Ejército mexicano. A partir de ese momento, el 'sub' apareció en las demandas de muchos lados, en las de Chiapas y en las de muchos estados.

PREGUNTA.- ¿Este fenómeno responde a una falta de líderes, a la falta de personas verdaderas y carismáticas que encabecen las demandas de la población?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Yo pienso que los líderes no son necesarios. Finalmente qué resultados han traído los movimientos con caudillo. Nada permanente, nada perenne. Yo pienso que desde hace mucho tiempo se acabaron los caudillos y que ya llegó la hora de los colectivos, de los grupos, de los sentimientos comunes.

Así está planteada la organización de nuestro ejército. Aunque nosotros crecemos en algo tan antidemocrático como un ejército, en donde alguien da órdenes y otros obedecen, logramos un mando colectivo. La inteligencia militar calcula nuestra fuerza en 12 mil hombres.

¿Cómo es posible que se formara un ejército, aunque sea con fusiles de palo, sin que se dieran cuenta o sin que nadie quisiera darse cuenta? Bueno, fue debido a mandos colectivos por lo que se pudo. Por eso pensamos que la alternativa de este país es un colectivo de lucha.

Por eso proponemos como primer paso un colectivo de lucha para la sociedad civil y luego la caída del sistema presidencialista. El país ya no puede continuar así, y yo tampoco porque estoy aburrido de este pasamontañas. Ya está acartonado, me lo quito y se queda parado solito, con la nariz, la boca, todo marcado.

SOCIEDAD CIVIL

PREGUNTA.- ¿Cómo puede la sociedad civil lograr este proceso de organización colectiva?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Primero tiene que darse cuenta de que puede hacerlo, que no necesita de ningún caudillo, que no necesita de ningún pasamontañas para encontrar su destino. Yo he visto cómo pueden organizarse y tengo varios ejemplos. En 1985 nosotros estábamos en las montañas y unos meses después nos llevaron unos periódicos de lo que había pasado en el temblor y ahí se vió cómo solitos podían organizarse.

Otro ejemplo, y lo supimos por un video que nos mandó alguien, es la consulta sobre el proceso de democratización del Distrito Federal. Ahí se organizaron unas elecciones, con un sistema de cómputo que no se les cayó como a los que organizaron las elecciones de 1988.

Tercer caso: Un grupo de profesionales de la violencia, asesorados, dirigidos y financiados por extranjeros, atacan el primero de enero cuatro presidencias municipales con un chingo de indios como escenografía y empieza el desmadre , las muertes, la guerra...

Y se empiezan a organizar marchas, presiones, manifestaciones y actos públicos exigiendo esto, las "Jornadas para la Paz", a tal grado presionan que obligan al orgullo militar de uno y otro bando, tanto de los federales como de los 'zapatistas', a decir: "Bueno, vamos a ver si podemos ponernos de acuerdo".

Nos obligaron a hacerlo, porque nosotros íbamos a seguir tomando las armas, pero alguien que no era nuestro enemigo nos estaba diciendo que habláramos. Esa es la tercera señal que da la sociedad civil.

¿Qué lleva a alguien a venir a arriesgarse aquí a formar un cinturón o cordón para rodear a un cabrón que no conoces, que sí es encantador --broma--, pero que no conoces. No sabes si tiene una enfermedad venérea o algo, ¿no?

Es claro que no están protegiendo a los pasamontañas y se la juegan con los posibles ataques de los ganaderos o de algún loco que les quiera hacer algo. Están arriesgando su trabajo, sus bienes, su familia, los monitoreos de Gobernación...

+ "Me cae de madre que ellos son los únicos que tienen autoridad moral para organizarse, que fue lo que le dije a los de LA JORNADA". Se acerca al micrófono de la grabadora y repite "Me oyes bien, la autoridad moral la tiene la sociedad civil, ni siquiera el Ejército zapatista. Te lo digo así para que luego no lo cambies. Algún día me voy a vengar de ustedes, los periodistas".

PREGUNTA.- Tú has dicho que también fuiste periodista, ¿cuántos años estuviste en el medio?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- ¿Bueno? ¿PGR? No, no es cierto. ¿Cuántos años dicen que tengo?

PREGUNTA.- Según los datos que has dado se dice que 32.

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Bueno, pero de periodista estuve como diez años. ¿Cómo se llama el periódico ese que tiene un solecito en el nombre? --suelta otra vez la carcajada y continúa bromeando.

PREGUNTA.- ¿Por cierto, conoces la telenovela 'Corazón Salvaje'? ¿Sabías que la protagonista dijo que tú eras su tipo de hombre?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Pues qué falta de confianza. Eso y un caso de agua no se le niega a nadie. Bueno, otra vez ya estamos en el relajo. Estábamos en la importancia de la sociedad civil y yo insisto en que son ellos los únicos con autoridad moral para organizar el cambio.

Según esto, parece que mañana (último día de la primera etapa de las "Jornadas para la Paz") Camacho va a soltar la bomba de que la reforma electoral va en ese sentido.

PREGUNTA.- Hasta el momento todo parece indicar que el proceso de paz va por buen camino, pero ¿cómo fue el proceso anterior? ¿Por qué y cómo se decidió la guerra?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- En las comunidades hay una tradición de toma de decisiones democrática. Cuando tienen un problema --y te estoy hablando de tiempo de paz-- se juntan en asamblea y deciden lo que tienen que hacer.

Por ejemplo, si se necesita limpiar la pista para poder trasladar a un enfermo, o si se necesita limpiar el arroyo porque se cayó un árbol y está todo sucio, o si se necesita abrir una brecha porque se está cerrando la montaña, la comunidad se reúne y resuelve el problema en colectivo.

Eso no se le enseña a nadie, es una costumbre que viene desde los abuelos y los bisabuelos y así por toda la vida. Los problemas empiezan cuando tienen otras dificultades y buscando la solución y el apoyo del gobierno sólo se topan con la pared.

Primero deciden organizarse para pedir las cosas, para solicitarlas, para exigirlas. En ese proceso tuvieron que aprender a quién dirigirse, cómo canalizar sus demandas, etcétera. Te sigo hablando de la etapa de paz.

De la misma manera en que nombran quién tiene que abrir una nueva brecha, nombran una comisión para que vaya a Tuxtla, a San Cristóbal, a la ciudad de México a presentar sus solicitudes.

Aquí es donde pasa una cosa muy cruel. Su solicitud dice: "Nosotros los habitantes de la comunidad tal, solicitamos al supremo gobierno que nos dé tal cosa". Van a la Reforma Agraria o a la Secretaría de Salud o a cualquier otra dependencia y ahí les preguntan: "¿Usted quién es? Pus yo soy fulano de tal y vengo a entregar esta solicitud". La entrega, y el que la recibe pone su firma.

Entonces el compañero regresa feliz a su comunidad. "¿Qué pasó?", le pregunta su gente. "Ya está", contesta, "aquí esta la firma del gobierno". Es la prehistoria del EZLN y para ellos allí el problema estaba resuelto. Sólo había que sentarse a esperar.

Sin embargo, las autoridades volvían a reírse. A esa firma se le sumaba otra y otro sello. La historia se repetía y el dinero se acababa. Nos dábamos cuenta de que se estaban burlando de nosotros. Es en ese momento cuando el gobierno toca la fibra más sensible de estos seres humanos: la dignidad. Es ahí donde se potencia todo.

Está bien, dicen ellos, si no hay medicinas que me digan que no hay medicinas; si no hay carreteras, que me digan que no hay carreteras; si no hay maestro, que me digan que no hay maestro, pero que no se burlen de mí.

Es también en este momento cuando empiezan seriamente a plantearse una vieja verdad indígena: "Si el que está de mando no sabe mandar, hay que quitarlo. Si el gobierno falla, también hay que quitarlo. Esto es muy lógico".

El gobierno, dicen ellos, no es culpable de no resolver los problemas, es culpable de no respetarlos, por eso merece caer. De aquí parte el otro razonamiento. ¿Cómo quitar a ese mal gobierno?

LAS ARMAS DE LA RAZON

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Con esa frialdad con la que te estoy hablando, así son sus razonamientos. Así deciden que al gobierno sólo se le puede tumbar con las armas. ¿Pero con cuáles armas? Con las de la razón, contestan los más viejos.

¿Cómo que con las de la razón? Es que no importa el armamento, sino la nobleza de las causas. A nosotros nos derrotaron los antiguos, los mestizos, los blancos, los ladinos, pero no porque estuvieran mejor armados, sino porque dividieron nuestro corazón e hicieron que nos enfrentáramos.

Por eso primero hay que buscar la unidad, dicen ellos. Así empiezan a unirse cañada con cañada para defenderse, primero de las guardias blancas de los finqueros, más cercanos al señor feudal que al caudillo morelense de Zapata.

Se unen para pelear con esos ejércitos que a veces, sin que existiera un problema de tierra, pasaban y quemaban un poblado o mataban a unos cuantos, nada más para que se supiera quién mandaba. Esto potencia un rencor inimaginable contra este color de piel.

+ El subcomandante Marcos se toca una mano con otra. Su piel mestiza es clara. "Este color de piel puede representar una agresión, una falta de respeto. Cuesta mucho para que vean a este color como un compañero. Muchos años de montaña".

SUBCOMANDANTE MARCOS.- El Ejército Zapatista empieza a crecer ahí, por la burla. No son los fusiles militares lo que lo hacen crecer, sino la falta de respeto del gobierno. Al EZ no lo hacen estas cananas, ni esta pistola, ni el arma que cada uno trae, lo hace crecer el propio gobierno.

PREGUNTA.- ¿Cómo se da el proceso de politización?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Al EZLN no lo rige ni la teoría del Estado, ni la teoría de las clases sociales. Finalmente hubo estas corrientes, entraron a las comunidades, pero nunca produjeron un Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

El principal y único responsable de su nacimiento es el Gobierno federal. ¡Que viva por siempre... en el infierno! El gobierno --dice Marcos-- sigue sin entender el problema. Fíjate cuál es la actitud del Gobierno. Ellos nos dicen: "Voy a sentarme con esos indios y voy a ser generoso".

¡Qué hijos de ....! Eso aquí adentro nos pone como chiles verdes a todos los compañeros. Se encabronan cada vez que el Presidente o el Comisionado afirman que serán generosos con las peticiones de los indios.

Aquí los únicos generosos hemos sido nosotros, con nuestros muertos y con nuestra lucha. El proceso de politización, te repito, no coincide con un seminario de marxismo-leninismo, ni con la teoría del Estado. Ni con ¿quién está de moda ahora? ¿El fin de la historia? Bueno, nada de eso tiene que ver, ni tampoco la religión.

PREGUNTA.- ¿Cómo se maneja la religión dentro de las filas del EZLN?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- La religión en el EZ no es la católica en el sentido estricto. Lo digo porque también hay protestantes, evangelistas, etcétera. La religión que hay en las comunidades 'zapatistas' está más ligada a las historias de lucha que a los recintos o iglesias.

Allá, en las comunidades, las misas no las da un padre, son más bien una especie de asamblea, donde uno habla y opina. Son misas donde se tratan los problemas de la comunidad, con alguna que otra cosa religiosa.

En las comunidades sí se reza casi todos los días, pero en el ejército, el que está en las montañas, no sucede así. Se llevan sus creencias, pero no las promueven adentro.

Cuando en el EZ alguien se quiere casar es muy fácil. La compañera o compañero le pide permiso al mando. Le puede decir -- y vuelve a bromear--: "Oye, yo querétaro las manzanas. Poninas dijo Popochas. Ya vás Barrabás. Naranjas podridas".

¡Uta! Apúntalo rápido que me acaba de salir mi mejor léxico. Ya después la compañera le dice al compañero: "No pues yo quiero contigo", y el compañero se da a desear.

No, no es cierto, no hay muchas compañeras como para que un varón diga: "Déjame ver que dice mi mamá". Pero en fin, llegan a un arreglo y nada más se cuidan para que no haya embarazo, porque en la montaña no se puede estar embarazada.

Después se hace una ceremonia en la que se forman dos columnas de guerrilleros, tienden sus armas y pasa la pareja enmedio. Los compañeros, pues, son cabrones y los dirigen al lecho a donde van a dormir para hacer lo que tienen que hacer.

De acuerdo a las creencia de cada quien, si se quieren casar por la iglesia piden un permiso y bajan a las comunidades. Los bautizos, confirmaciones y comuniones también son en las comunidades, con los compañeros como civiles.

PREGUNTA.- ¿Cuál sería la pregunta que no se te ha hecho y te gustaría responder?

+ Marcos se acomoda el pasamontañas. Piensa unos instantes y dice: "Si me voy a rendir".

PREGUNTA.- Y ¿te vas a rendir?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- No me voy a rendir y te voy a dar una pista de quién soy realmente: "No voy a volver a decir que estuve loco, pero ya estoy cuerdo". Examen de literatura: Alonso Quijano.

+ "Bueno y ya. Tan tan. Ya es la una de la mañana y me voy a convertir en calabaza", concluye Marcos.

 

Semanario PUNTO
7 de marzo de 1994
Entrevista al Subcomandante Marcos
Por Gloria Muñoz R., enviada


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94