Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

ENTREVISTA AL
SUBCOMANDANTE MARCOS
POR JAVIER SOLÓRZANO
Marzo 7, 1994


JAVIER SOLÓRZANO, desde Chiapas: Antes que nada, queremos agradecer al EZLN que no permita conversar con ellos. Hemos estado buscándolos y hay gente que le consta. Entonces, antes que nada, Subcomandante Marcos, gracias por esta conversación.

SUBCOMANDANTE MARCOS: No, al revés.

JAVIER SOLÓRZANO: Bueno, realmente, ¿te equivocaste de camión o no, que tanto lo has dicho?

SUBCOMANDANTE MARCOS: Bueno, nosotros llegamos a este estado viniendo de otro por diversos caminos, por diferentes razones y de una u otra forma la montaña, la tierra de aquí, nos fue reteniendo con argumentos imposibles de rebatir: una extrema miseria, una gran tradición histórica de lucha, de dignidad, y la necesidad de hacer algo.

Y como teníamos pues la idea, la perspectiva de que no veníamos a enseñar, sino sobre todo a aprender, fuimos asimilando esta nueva idea, o a lo mejor ya era muy vieja, pero no la habíamos entendido en otras partes de lo que es la dignidad de un ser humano y a lo que está dispuesto a hacer por esa dignidad. Y así fue como no pude ya salir.

JAVIER SOLÓRZANO: No te equivocaste de camión.

SUBCOMANDANTE MARCOS: ¿No habrá por ahí alguien que me quiera dar un aventón de regreso? Porque ya no encontraba la llave. Decía un compañero: Nosotros por qué estamos en la selva? Y nosotros decíamos: 'No, pues es para prepararnos por conciencia'. Mentira, dice, lo que pasa es que no encontramos la llave para poder salir de aquí. Ese compañero ya murió.

JAVIER SOLÓRZANO: Varias personas que saben que yo iba a tener esta oportunidad, cantada... digo, estaba cantada, ¿no?, me dijeron --desde compañeros de trabajo hasta mujeres--, oye, tráetelo, ¿no? ¿Cómo ves eso?

Para entrar más directamente, ¿no se estará personalizando un poco el asunto del EZLN? ¿Marcos es el único vocero del EZLN? ¿Surgirán otros en la siguiente ronda? ¿Qué pasará con otros, incluso cuadros, quizá, para hablar en la izquierda clásica? ¿Tendrán que surgir? o ¿No sientes que se ha personalizado mucho en tí ahora el EZLN?

SUBCOMANDANTE MARCOS: No es la estructura nuestra la de basarse en una personalidad y yo creo que el pasamontañas tapa muchos protagonismos que puedan surgir o caudillismo.

JAVIER SOLÓRZANO: ¿Pero no aparecen en el centro del huracán?

SUBCOMANDANTE MARCOS: ¿Sexual? Ojalá, pues, pero no hay nada, no se ve nada claro.

JAVIER SOLÓRZANO: No, pues ni lo digo siquiera.

SUBCOMANDANTE MARCOS: Lo que ocurre es eso, yo sí le entiendo y los compañeros dicen, nomás te vamos a cuidar, o sea que me ponen censores para ver qué voy a decir y luego me sientan en la 'cicuta', como dicen ellos.

JAVIER SOLÓRZANO: Encima.

SUBCOMANDANTE MARCOS: Tú dijiste esto y no debiste... entre otras cosas una broma sobre los partidos políticos. Yo dije: 'No, nomás vinieron a tomarse la foto'... ¡Uuy!!, me cayó, no sólo por los partidos políticos, sino por ellos, empezaron a decir y recibí el regaño en tzeltal, en tzotzil, en chol y en tojolabal, que es lo peor que te puede pasar.

Fue duro, ¿no?, pero los compañeros dicen: 'Bueno, si eso sirve para que nuestra lucha se conozca, mientras no pierdan seriedad nuestros muertos'. Pero no sabemos hasta qué punto esto, lejos de darle difusión a nuestro movimiento, lo haya desprestigiado o lo haya vanalizado; no lo alcanzamos a calar todavía.

Lo que nosotros queremos es que el mayor número de gentes conozcan nuestro pensamiento, que vean que somos mexicanos, que no somos extranjeros, que ni siquiera seguimos el camino de la violencia por vocación militarista o por vocación de muerte, sino porque fue un último recurso y que si se abre otro, pues vamos a darle.

JAVIER SOLÓRZANO: Hay varias cosas que también uno le va dando vueltas cuando va viendo el asunto del Ejército Zapatista. De repente la pregunta sería: ¿Seguirá Marcos siendo un mito genial o empezará a dejar de serlo? Y la preocupación aquí va más profunda, es decir, ¿no estaremos entrando en una etapa donde naturalmente hay una suavización de lenguaje, en donde pareciera de repente que los cooptan? ¿Cómo poder mantener esa llama del Ejército Zapatista en el nivel alto?

SUBCOMANDANTE MARCOS: Lo que dicen los compañeros es que hay que decir siempre la verdad. En este caso, la verdad para nosotros es ésa: si hay otro camino para nuestras demandas, que es la que no podemos soltar, tenemos que probar, porque si no lo probamos podemos morir, habiéndolo podido evitar.

A eso me refiero. Pero lo que no puede cambiar es una cosa: Nuestras demandas, y dos, nuestra independencia como organización, no sólo frente al Estado, sino también frente a los partidos políticos.

Entonces dicen los compañeros: Es que nosotros no podemos jugar al calendario electoral o al calendario de la prensa, nosotros tenemos una responsabilidad con nuestra gente que nos ordena. Alzarnos con tales demandas y sobre esas tenemos que concentrarnos.

Lo que ocurre es que en el momento en que el movimiento se hace importante ideológicamente, pues porque nuestra importancia militar es muy, muy reducida y nuestra importancia política también.

Entramos a todo ese juego de especulaciones, y que si sí son, y si no son, y que a lo mejor son una fracción en el poder, que de por sí ese era su plan y todo eso.

Eso les molesta mucho a los compañeros, pero dicen no podemos romper el diálogo, arriesgando la vida de más gente, porque llegaron a plantearlo.

El comité llegó a decir: 'Hasta aquí nada más, se va a romper el diálogo porque ya están diciendo que estamos en componendas y no podemos permitir eso'. Como dos o tres veces estuvo a punto de ocurrir, ¿no?.

Dijeron: "No pues, pero como quiera tenemos que acabar de decir lo que tenemos que decir y ya, ¿no?'. Y del resultado del manejo que se haga de esta etapa del diálogo depende también que haya una segunda etapa...

JAVIER SOLÓRZANO: ...¿o no? ...

SUBCOMANDANTE MARCOS: Sí, claro. O sea, que los compañeros digan no, pues ya no vas, porque en realidad todo lo que dicen ahí o tu presencia ahí, se presta para esto, y ellos son muy celosos en la pureza de su movimiento; muy, muy celosos. Este, recibí una carta... ¿No sé si acepten groserías en tu televisora?

JAVIER SOLÓRZANO: ... No, pues sí.

SUBCOMANDANTE MARCOS: ... Sí aceptan. Una carta que es la mejor carta que he recibido en mi vida; contundente, de un doctor de aquí de San Cristóbal que dice: 'Subcomandante Marcos, con toda mi admiración y respeto reciba esta súplica de un mexicano, no se vaya usted a "apendejar". Saludos'.

Es todo lo que dice. Ese es el mejor consejo que he tenido desde mucho tiempo y me acordé ahorita porque estábamos hablando del diálogo, ¿no?, y qué me dije, no, pues yo tengo que decirte que ésta es la mejor carta, pero ojalá no se difunda; entonces todos me van a empezar a mandar cartas: 'No se vaya a apendejar'.

JAVIER SOLÓRZANO: ... y luego se siente...

SUBCOMANDANTE MARCOS: Sí, ya luego me la voy a creer deveras.

JAVIER SOLÓRZANO: Hay un asunto inevitablemente que se personaliza: el Subcomandante Marcos. ¿Quién es? Yo honestamente a éstas alturas, no sé qué piense mucha gente, pero me da la impresión de que ya no nos importa mucho que se quiten el pasamontañas.

Como que el asunto empieza a pasar a otra etapa. A lo mejor tú mismo lo has sentido, pero inevitablemente la gente dice que a lo mejor estaban en el CCH Sur y que... ¿sabes cuál otra?... que caminabas los domingos por Coyoacán, y que... ya sabes, estos lugares comunes que se tienen en la capital y que yo pienso que entre el morbo y el interés real, mucha gente quisiera saber un algo más, ¿no?. Yo entiendo que no hay necesidad de saberlo todo, ¿no?.

SUBCOMANDANTE MARCOS: Bueno, te voy a dar una clave magnífica para descubrir quién soy. Así como me "chacoteo" de diferentes formas...

JAVIER SOLÓRZANO: ¿Sí?

SUBCOMANDANTE MARCOS: ... también en las pistas que doy sobre mi filiación, entonces lo más seguro es que no sea nada de lo que he dicho que soy. Doble contra sencillo que va por ese lado. Ahora, de que haya bajado la presión esa de que '¿quién es?', y todo eso que es, enhorabuena, pues que vuelva la atención en lo fundamental, que son las causas que nos obligaron, pues, a alzarnos.

JAVIER SOLÓRZANO: Sí, yo estoy con ellos.

SUBCOMANDANTE MARCOS: Antes decían: 'Quítate el pasamontañas', y ahora dicen: 'No, no te lo quites, no te lo vayas a quitar'. En parte, dicen: 'No, pues es que te quieren ver quién eres para matarte o para eliminarte, lo que sea, pero además no, no es necesario, está bien así, regresa a tu otra vida sin que nadie sepa quién fuiste nunca'. Pero un sentimiento cada vez más generalizado, no.

Pero para saber Marcos es eso, pues sí sigue las pistas de todo lo que he dicho en todas partes, ahí sí ya tienes la seguridad de que ése no es el camino. Probablemente nunca haya estado en la ciudad de México y en el sureste, ni en Coyoacán, ni en el valle de pasiones...

JAVIER SOLÓRZANO: ...ni en el valle de pasiones, ahí a un lado de las islas...

SUBCOMANDANTE MARCOS: Entonces no hay más que decir. Cualquier cosa siempre vas a tener la sospecha de que bueno, no será otra... el que era periodista, que era todo eso. Lo más seguro es que no, pero qué bueno, pues, que la presión baja por ese lado y la atención vuelva sobre los verdaderos protagonistas de esto.

JAVIER SOLÓRZANO, desde Chiapas: Lo primero, recordarle que en la pasada oportunidad, cuando de hecho tuve la oportunidad de conocerte, hablaba yo del uso político y esto es algo que creo que empieza a preocupar a la sociedad mexicana.

El Ejército Zapatista tiene una acción, está desarrollando un trabajo, pero el uso político va a ser inevitable; es decir, ustedes, quiérase o no, forman parte ya de un juego político que quizás el punto más marcado podrían ser las elecciones del '94.

Por lo menos pienso que ésta impresión es una impresión muy generalizada entre los que han seguido muy de cerca todo este conflicto.

SUBCOMANDANTE MARCOS: Bueno, sí, ya analizando lo que está pasando, tienes razón. Nosotros no lo previmos, no entró en nuestros cálculos esto, que fuéramos a llegar a tener alguna relevancia o fuéramos una parte de la variable de la política del país.

Nosotros le apostamos al principio a una sobrevivencia en el mejor de los casos o que sobre la muerte se pudiera construir el llamado de atención sobre lo que estaba pasando.

Lo que nosotros decimos, lo que dicen pues los compañeros, es que si es inevitable ese uso político, que sea bien. O sea, si es el cambio democrático que estamos buscando todos, todos los mexicanos pienso yo, que sea para bien; pero no, nos negamos rotundamente a hacernos partido político, hacernos fuerza política, porque nunca nos planteamos esto de la toma del poder o de ser el brazo armado de un partido.

Nace con esa perspectiva que es la que nadie quiere de unas condiciones extremas de miseria y la necesidad de escoger entre una muerte u otra. Todavía nosotros pensamos que el despertar de la sociedad o el que nos escucharan a nosotros iba a tardar mucho tiempo.

Nosotros, si hubiéramos pensado que en 12 días iba a pasar todo, pues lo hubiéramos hecho desde antes, ¿no?. Nuestros cálculos eran así, de años, para que la historia se detuviera y volteara a vernos y se diera cuenta de que estamos muy, muy atrás, en términos históricos, en términos de justicia, de desarrollo económico.

¿Por qué se acordaban de estas tierras cuando necesitaban electricidad o 'boom' petrolero? ¿Por qué? ¿Por qué no se daban cuenta que ni siquiera éramos la parte trasera de un ferrocarril que se enfilaba, según dicen, decididamente al Primer Mundo, a través del TLC?

Pero que ni siquiera éramos el cabús, estábamos arrastrando o estamos todavía arrastrando carencias tecnológicas en el campo, por ejemplo, que ni siquiera alcanzan a las de 1910, cuando se supone que el país entra en esa modernidad, entonces, que era la de Porfirio Díaz.

JAVIER SOLÓRZANO: Hay algo que me llama la atención, nomás una opinión: leí en una entrevista que el estado de Chiapas es el estado en donde más canchas de basquetbol hay. ¿Te dice algo eso? ¿Sí me explico?

SUBCOMANDANTE MARCOS: Sí.

JAVIER SOLÓRZANO: Me sorprendió mucho ver el dato, ¿pero te dice algo eso? Yo quisiera pensar, ¿los zapatistas también se dedican al deporte, juegan basquetbol, futbol; les da tiempo de esta actividad, que también forma parte integral del ser humano?

SUBCOMANDANTE MARCOS: Antes sí nos daba tiempo. Cuando el Ejército Federal nos encuentra un cuartel en la sierra de la Corralchen, ¿sí te acuerdas en mayo?

JAVIER SOLÓRZANO: En mayo.

SUBCOMANDANTE MARCOS: En mayo del '93. Jugábamos basquetbol. Igual también los compañeros en los poblados, jugaban mucho el basquetbol.

El campo de basquetbol tiene una doble función para ellos, les sirve para secar el café y es el lugar del baile, de las reuniones; la vida social de la comunidad pasa en el exterior, en una cancha de basquetbol, que muchas veces no está pavimentada, es así de grava, ¿no?, pero en la selva pues es una ventaja, donde hay mucho lodo.

Ahora, yo me acuerdo que entrevistan a esa persona y dice: 'No, por qué iba a pensar yo que había guerrillas si al revés, en todos estos años creció la participación de más equipos y más gente practicaba el basquetbol'. Y entonces, le pregunta el reportero, ¿no será que los guerrilleros estaban entrenando físicamente? Y entonces dice, bueno, pues ahora que lo dice, tal vez sí.

Pero en concreto el basquetbol lo preferíamos nosotros, porque tiene dos requisitos básicos: uno es que te desarrolla físicamente de manos y pies, reflejos; pero otra es que es un deporte de colectivo. Entonces eso da a una unidad militar que da espíritu de cuerpo, el basquetbol, a diferencia de otros deportes que son más individualistas.

Este necesariamente se basa en el juego de conjunto, en que cada quien tiene una parte; es muy fácil explicar maniobras militares con semejanza del basquetbol.

Por eso hasta en los lugares más altos de nuestras exposiciones, siempre había espacio para.... un pedacito que limpiábamos para jugar basquetbol, y a veces podíamos conseguir una pelota de basquetbol, a veces se ponchaba. Era muy divertido.

JAVIER SOLÓRZANO: En cuanto al asunto del origen de todo esto, hay un tema que se ha tratado, pero creo que valdría la pena retomar: el acopio de armas. Ha sido un tema que a lo mejor ustedes mismos lo han podido calar, como se dice, como polémico, el asunto hormiga, guardias blancas; al paso de los días, estando en una zona de paz, ¿qué piensas de esos primeros momentos de guerra y de esas muchas especulaciones?

SUBCOMANDANTE MARCOS: Bueno, el hecho de que el gobierno ya no haya insistido en eso del armamento, es que ya se dieron cuenta que no es tan maravilloso como decían al principio o tan sofisticado. De pronto ya se dan cuenta sus servicios de inteligencia que no, que no es cierto, que en realidad las armas sofisticadas o aparentemente sofisticadas son muy pocas, que la gran mayoría son armas de por sí de bajo calibre y además que son tradicionales del campo mexicano, que lo usan en los ejidos para cazar o para defenderse de agresiones, pues es gente que está muy aislada de la sociedad, de las ciudades también. A lo mejor son más peligrosas las ciudades, ¿no?

JAVIER SOLÓRZANO: Insurgentes a las tres de la tarde, pues sí, ¿no?

SUBCOMANDANTE MARCOS: No es muy recomendable, ¿no?. Entonces ocurre eso. Por eso ya no insisten, pues dicen que si realmente insistimos sobre las armas y las muestras, pues va a decir: 'No, pues sí son unas cuantas', pero además significa reconocer para ellos que sabían del acopio de armas por parte de las guardias blancas, de un acopio serio.

Saben además que ellos mismos estuvieron surtiéndoles y saben que el primero de enero se encontraron con que estaban limpios, pero yo te lo digo sinceramente, nuestro potencial bélico es muy mínimo. No así nuestro entrenamiento, porque sí llevamos mucho tiempo preparándonos.

JAVIER SOLÓRZANO: Esa es la impresión que da.

SUBCOMANDANTE MARCOS: Sí, llevamos mucho tiempo preparándonos, en términos militares, pero el hecho de que ni los militares ni la PGR, ni el Gobierno, insistan ya más en la supuesta sofisticación de nuestro armamento es ése, que se dieron cuenta que en realidad no era y además no checó.

Igual ocurrió con nuestros sofisticados aparatos de comunicación, cuando descubrieron que eran común en cualquier taxi de cualquier ciudad del mundo, de banda civil y todo eso, pues de pronto dicen, 'No, pues por ese lado no era' y se dan cuenta, además, de que no es posible que una fuerza financiada por el extranjero sea tan pobre en términos de equipo y de armamento. Ahí es donde se empieza a cancelar el argumento éste de fuerzas extranjeras, ¿no?.

JAVIER SOLÓRZANO: ¿Y el dinero? Pensar dinero de muchas maneras, incluso de cuestiones que pudieran mencionar como narcotráfico, secuestros, cosas de esa naturaleza.

SUBCOMANDANTE MARCOS: El lado del narcotráfico, donde nosotros nos movemos, no se mete nadie, ni los campesinos indígenas. Son montañas muy hostiles, muy crueles. Ahí donde te veíamos es la parte más difícil de acceso, sólo por avión puedes acercarte.

Un clima muy extremoso, sin agua; tienen que tomar el agua de los bejucos, cortarle y exprimirle e ir juntando el agua; muy, muy difícil. Entonces no podíamos entrar en contacto con nadie, más que con los animales y con nosotros mismos, y en los pueblos, pero además, en los primeros años en que nosotros entramos, dictamos una ley que prohibe la siembra, el tráfico y el consumo de drogas, de cualquier tipo.

'Entonces, en este territorio (donde) nosotros nos movemos, dice el Comité, está prohibido esto', y al que le caían, ahí mismo lo sancionaban. No es definitivamente un ejército pobre, un ejército de locos... leí ahora en un periódico que así nos tachan: 'El ejército de locos del sureste del país', pero muy digno.

Esa es la única riqueza que tenemos realmente y por eso estamos dispuestos a todo, a no perder esa dignidad a costa de lo que sea.

JAVIER SOLÓRZANO: Pareciera, Subcomandante Marcos, que ha habido algunos cambios últimamente o que se han discutido cosas que antes no se discutían, particularmente en el Instituto Federal Electoral. Yo creo que a lo mejor lo habrá alcanzado a ver.

Uno de ellos habla de la posibilidad, por primera vez, de que hubiera observadores en el proceso electoral, de carácter internacional. ¿Esto tiene para ustedes alguna explicación? ¿Forma parte inevitablemente de una apertura generada a partir del primero de enero?

SUBCOMANDANTE MARCOS: Mira, nosotros lo que pensamos es que nuestra voz es muy pequeña todavía, pero lo que ocurrió fue un llamado de atención al país y al mundo entero. No es tanto de que el Ejército Zapatista esté diciendo: 'Queremos democracia', sino que todos alcanzan a ver que si no hay un cambio democrático, un cambio de rumbo político y de paso económico, va a ver otros Chiapas y va a ver otros primeros de enero y puede ser peor todo.

No es una respuesta a la voz del Ejército Zapatista, sino es una respuesta a lo que hizo crisis y que provoca la aparición del Ejército Zapatista, que se puede repetir en Oaxaca, en Chihuahua, en Nuevo León, en cualquier parte de la República Mexicana y del mundo, si a esas vamos, ¿no?.

Entonces, un país con ese potencial de crisis es incontrolable y es un problema relacionarse con ese país. Al país y al mundo entero le conviene un cambio democrático. Es mejor que las diferencias se resuelvan por ese camino a que cerradas todas las puertas, se resuelvan por el camino de la lucha armada, porque no es tan sencillo como decir: 'El Ejército Zapatista encabezará toda la lucha armada', ¿no?.

En realidad van a empezar a surgir multitud de grupos armados del más diverso género y filiación política y entonces con quién vas a hablar, en qué Catedral te vas a sentar a hablar con ellos, y puede haber desde el terrorismo hasta los ajustes o purgas internas entre grupos étnicos; todo es realmente un infierno, pues.

Si fue un infierno para nosotros la guerra a partir del día dos de enero, para el país va a ser peor esto. Pienso que se dan cuenta, que la sociedad se da cuenta de esto, que es mejor arriesgar un cambio democrático profundo, no los parches que estuvo habiendo todos estos años y jugársela, gane quien gane, pero que gane con autoridad moral, que no quede la gente con la sospecha de que si hubo fraude o no hubo fraude, que salga tan limpio.

Nosotros decimos todavía que era una opción esa que tú dices, si no hay nadie con autoridad moral en el país para sancionar eso, pues entonces tendría que ser de otro país. Pero nosotros nos damos cuenta en el proceso de paz en el que estamos, que sí hay un grupo de gentes, o una fuerza, o un poder que sí tiene la autoridad moral para hacerlo, que es lo que se llama la sociedad civil, las organizaciones no gubernamentales; mexicanos, pues, finalmente, que se dan cuenta que algo está mal, pero no están con nadie, no están ni con nuestras armas, pero tampoco con las armas del gobierno; no están de acuerdo con nuestro camino, pero tampoco con el camino del gobierno.

Gente con estatura moral e intelectual, que no pertenece a ningún partido político, nosotros le apostamos a ello, si es que hay otro camino para este país, van a ser de su trabajo de ellos, de su desinterés. porque hemos visto gente aquí con un gran desinterés, pues ellos qué ganan y qué arriesgan.

JAVIER SOLÓRZANO: Los hemos visto salir emocionados, algunos de ellos emocionados, hasta algunos de ellos llorando, muy emocionados, los de las organizaciones no gubernamentales.

SUBCOMANDANTE MARCOS: Es la desilusión.

JAVIER SOLÓRZANO: ¿Es la desilusión?

SUBCOMANDANTE MARCOS: Sí, porque entran pensando que soy muy guapo...

JAVIER SOLÓRZANO: Ha habido una polémica desatada, quizás como nunca, por lo expresado por el Ejército Zapatista sobre la televisión. ¿Un algo que agregar sobre la televisión mexicana? Entiendo que es un tema delicado, de que una televisora hable de otra televisora, pero me parece importante ponerlo en la mesa, bajo la decisión de ustedes.

SUBCOMANDANTE MARCOS: Mira, nosotros lo que vemos que provoca esto es que se cuestione todo; entre otras cosas, la credibilidad. Les decimos: durante tanto tiempo nosotros creemos en algo, en un gobierno, en una entrada al primer mundo, en un Tratado de Libre Comercio, pero también en quién te informa.

Si no hay un cambio en ese nivel vas a perder finalmente. Si estas televisoras, en concreto esa televisora TELEVISA, no modifica aunque quiera decir la verdad, ¿quién le va a creer finalmente?

Si ya ha sido tan evidente que no dice la verdad, que las acomoda o la inventa, según, a la hora que quiera decirlo no va a poder recuperar la credibilidad, y ¿cómo es posible que sea más creíble un medio de 300 mil ejemplares en un país con tal porcentaje de analfabetismo, que uno que lo ven millones de gentes?

Estás perdiendo una oportunidad gigantesca de participar en ese proceso. Además, la televisión tiene muchas ventajas que no puede competir la prensa escrita, por ejemplo. Tú puedes estar aquí ahorita hablando en la mesa del diálogo y tú le puedes ofrecer como reportero de televisión todos los ángulos a tus espectadores; puedes poner una cámara atrás, no me refiero sólo a la imagen, sino a la expectación, o al enfoque periodístico también de eso, de ellos, del lado del Ejército, del lado de la Iglesia, del lado de la clase media, de los comerciantes, de los ganaderos, y ver esta mesa que está aquí desde todos los ángulos.

Ese es el poder que tiene la televisión, incluso sobre el cine, porque te lo puede ofrecer en lo inmediato y en tu casa, no tienes que ir a una sala de televisión. Si los noticieros televisivos se dieran cuenta de este poder y que es posible usarlo para una transformación ya por sobrevivencia, te digo, porque ya si no lo hacen así, no van a sobrevivir como medio, porque quién te va a ver, o te van a ver, pero no te van a creer; ¿para qué entonces?.

Yo le veo muchas posibilidades, de veras, sobre todo a la televisión, para ofrecer todos estos ángulos que yo veía, virtudes que yo veo en el reportaje periodístico, pero que tiene su limitación al tiraje y al número de gente que le interese todo esto. La televisión es capaz de brindártelo así.

Yo veo en el común de la gente, ahora, este dilema de la credibilidad y nosotros lo cambiamos, por ejemplo, en las elecciones, ¿no?. Si se ha hecho fraude tantas veces, aunque ganes legítimamente, ¿te va a creer la gente que ganaste legítimamente?

Igual en el caso de la televisión, tanto tiempo mintiendo, a la hora que quieras decir la verdad, ¿te van a creer? Eso es lo que yo veo mal, ¿no?

JAVIER SOLÓRZANO: El diálogo. ¿Qué puede pasar en las próximas semanas?

SUBCOMANDANTE MARCOS: Nosotros presentamos las demandas, recibimos ya un pliego de respuestas a todos los puntos.

JAVIER SOLÓRZANO: ¿Cómo sienten ese pliego, la respuesta?

SUBCOMANDANTE MARCOS: En algunas partes responde a lo que nosotros esperábamos y en otras no, está flojo, pero puede, o sea, abre espacios donde se puede avanzar más.

Lo que dice el Comité es que llegó a su límite de poder discutir, a su límite, de que dice: ya para dar el siguiente paso, necesito consultar, pero hay respuestas muy interesantes, realmente que reflejan una preocupación del comisionado, por sí sacar algún otro camino que no sean el enfrentamiento.

Es la parte más pesada para nosotros, porque ya después de juntar todo eso y de explicar, porque una cosa es que, por ejemplo, el Comité mandó a la gente que habla mejor español o que entienden más bien el español, no lo hablan bien, pero lo entienden bien.

Pero el problema que ahorita tienen ellos es cómo todo esto que recibí, cómo lo voy a explicar con mi gente, con gente que tiene otro lenguaje, otra forma de ver el mundo, con otros referentes, para que me entiendas.

Esa va a ser batalla, sobre todo y de ahí sacar la respuesta y entonces que decida el Comité a quién manda o si son los mismos y si es que va a haber otra etapa, pero esa es la parte más pesada para nosotros que se sigue, ¿no?.

Porque además estamos mandando a consenso también, o sea, le estamos preguntando a la sociedad civil qué piensa de esas respuestas, como ella también se ha movido mucho para obligarnos a buscar el camino de la paz, entonces también le vamos a preguntar: 'Bueno, esto nos están ofreciendo, ¿tú qué piensas que tenemos que hacer?' . Aunque finalmente la decisión de mayor peso es la de los compañeros. También la vamos a preguntar en otros lados.

JAVIER SOLÓRZANO: Pareciera que se han convertido también en una carne de cañón maravillosa para los partidos políticos. Incluso se habla mucho de que están recibiendo asesoría del PRD; a lo mejor no la has escuchado, pero varios diarios lo plantean. ¿Qué pensar de todo eso? Finalmente pareciera que entonces le están tratando de dar un signo.

SUBCOMANDANTE MARCOS: Sí, o sea, que están tratando de desvirtuar el movimiento o de cooptarlo finalmente; si no lo pueden cooptar, entonces de achacar que alguien lo está cooptando para desvirtuarlo.

No puede ser que esta gente haga desinteresadamente eso que está haciendo, o sea, nosotros, ¿no?, y el problema de los partidos políticos es éste: si tú te mantienes a distancia, te critican, que eres sectario o por qué te burlas de ellos, sobre todo yo, que ya vez que tengo un humor medio rancio.

Pero también si los invitas, entonces que para qué te acercas a ellos, o por qué a todos, es que no tienes criterio político. ¿Cómo es que te dirijas e todo el espectro?, y nosotros siempre hemos dicho eso.

No, o hablamos con todos los partidos políticos, de todas las corrientes políticas que hay, o sea, de todo el espectro --izquierda, centro, derecha-- o no hablamos con nadie.

Lo que dicen los compañeros es que cuando se refieren a los partidos políticos, nosotros vamos a llegar a un acuerdo, tal vez sí, tal vez no, pero es un gobierno que va a terminar en unos meses.

Nuestros problemas no van a terminar en unos meses, necesitamos hablar con el próximo Presidente y como no sabemos quién es, supuestamente, entonces tenemos que hablar con todos los candidatos.

Si nosotros ya nos comprometimos a respetar el proceso electoral, o sea no interrumpirlo con combates ni con beligerancia en ese periodo de aquí al 21 de agosto, porque ya es una decisión del Comité, entonces quiere decir que de ese proceso electoral va a salir el próximo Gobierno federal.

Entonces tenemos que dirigirnos a él para preguntarle si está dispuesto a cumplir esas demandas o si está dispuesto a continuar las respuestas del Gobierno actual, si es que las da; ése es el problema. Pero todo los partidos políticos te miran con recelo si hablas con otro, finalmente.

JAVIER SOLÓRZANO: ¿Ustedes estarían dispuestos a hablar con el PRI, con Luis Donaldo Colosio?

SUBCOMANDANTE MARCOS: Todos. Los invitamos, les mandamos carta también al Revolucionario Institucional y Acción Nacional, al Auténtico de la Revolución Mexicana, todos los que dijeron que no venían; bueno, no dijeron que no, pero que no era el momento, en algunos casos u otros. Hasta que nos quitemos el pasamontañas, entonces sí hablarían con nosotros.

Ahora lo que sigue, ya que están los acuerdos consensados por una parte y por otros, falta consensarlos con los candidatos a la Presidencia. Entonces lo que sigue es que nosotros vamos a invitar a los candidatos a que vengan a hablar con nosotros dentro de su ... nosotros nos acomodaríamos, por supuesto, a su calendario de giras, pero ahí nosotros vamos a hablar con todo mundo, con Colosio, con Cárdenas, con Fernández de Cevallos, si quiere, con Cecilia Soto, con el señor Madero, con González Torres, con todos, y preguntarles nada más esto: ¿Esto es lo que nos ofrece el Gobierno, esto es lo que nosotros pedimos, si usted llega a la Presidencia de la República y tiene el poder, se compromete a cumplir esto o cómo lo ve usted?

Sólo eso, no lo vamos a comprometer votos ni a criticar que usted ha hecho esto y todo eso, no. Lo único que ha autorizado el Comité es que nosotros hagamos esa pregunta y que la respuesta sea pública, para que si hay un compromiso de que sí se comprometen, sea público, que sea eso lo que lo obligue más que firmen un papel.

JAVIER SOLÓRZANO: ¿Cómo imagina el 21 de agosto del 94 a las 10 de la noche?

SUBCOMANDANTE MARCOS: Mira, lo que nosotros decíamos es que todo mundo vaya a votar. Nosotros sabemos que cada abstención va a ser un voto a favor de la guerra, que no hay camino finalmente, y nosotros ya sabemos lo que una guerra cuesta.

Entonces que vayan a votar y que estén pendientes de ese proceso. Yo creo que hay algo antes todavía del 21 de agosto, que es esa reforma electoral, que haga que la gente vaya a votar, pero además que confíe en que alguien va a respetar ese resultado.

Yo no sé cómo esté organizado el sistema de cómputo. Dicen que ya inmediatamente van a poder dar los resultados. Ahí los medios van a tener que... pues ser presos de la realidad; no, no pueden arriesgarse a mentir otra vez sobre algo que está pasando ahí y sobre el que está el futuro de paz o guerra de esta nación.

Eso es lo que nosotros... es el escenario ideal que nosotros vemos; no el más deseable, y yo pienso, así como he visto la participación de la gente en el círculo de paz, en el interés por saber qué está pasando en el sureste y quiénes son los encapuchados y todo eso, que sí hay madurez política para lograr el cambio por otro rumbo, por otro camino.

 

 

Televisora MULTIVISIÓN
Entrevista al Subcomandante Marcos
Por Javier Solórzano
Primera parte. 7 de marzo de 1994. 21:00 horas
Segunda Parte. 8 de marzo de 1994. 21:00 horas
Tercera Parte. 9 de marzo de 1994. 21:00 horas
Cuarta Parte. 10 de marzo de 1994. 21:00 horas


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94