La Irreconocible Imagen de Marciano Silva.

Si los datos de la biografía de Marciano Silva, como hemos visto, son algo confusos.  Durante un tiempo, su imagen lo fue otro tanto.

Catherine Heau nos describe a Marciano Silva como: “Un hombre maduro, de tez morena, no muy alto, de nariz casi borbónica y rasgos salidos, con los pómulos salientes y nada gordo” (CATHERINE HEAU. “Para discutir sobre el corrido..., Op. Cit. P.21)

Por su parte Valentín López González y el Diccionario Histórico y Biográfico de la Revolución Mexicana refieren que, después de  1912, Marciano Silva quedó inválido, aunque estas fuentes no ofrecen detalle del tipo de invalidez o discapacidad que supuestamente sufrió el llamado  Cantor del Sur.

 Heau, en su artículo Para discutir sobre el corrido, López González, en su libro Los Compañeros de Zapata y Carlos Barreto Mark, en su texto Los Corridos de Marciano Silva, apoyan la razón de su dicho, con respecto a la imagen de Marciano Silva, en términos iconográficos presentando una fotografía en la cual, al centro, vestido de manta, con un bajo quinto en las manos y con las piernas cruzadas aparece el que ellos en una lamentable confusión,  consideraron que  era Marciano Silva, aunque al momento de su cotejo con la nieta del cantor ésta negó que, el trovador de la mencionada foto, fuese su abuelo y para aclararnos la duda, el cantor tepozteco Miguel Bello Moreno identificó al de la imagen como Federico Becerra, otro cantante y compositor de bolas surianas, contemporáneo de Marciano Silva (MIGUEL BELLO MORENO/ Antonio Avitia, Tepoztlán, Morelos,  octubre de 2002)

Dé click en la imagen para ampliar.

Lo interesante de la fotografía presentada por Heau, López y Barreto es que (independientemente de la confusión por la identidad de Marciano Silva, con la de Federico Becerra) en el extremo derecho de la imagen aparece el célebre compositor de música sinfónica nacionalista Silvestre Revueltas.

Con respecto a la descripción literaria de la imagen de Marciano Silva, el licenciado Octavio Paz (padre), nos dice, en 1929, que Marciano Silva es: “un viejecito de piocha completamente cana, de calzón blanco, guaraches y sombrero de petate” (OCTAVIO PAZ (padre) El Cantor del Sur II, p.1)

En el entendido de que Octavio Paz (padre) militó en las filas del Ejercito Libertador del Sur y fue secretario de Emiliano Zapata, es más probable que haya conocido personalmente a Marciano Silva Peralta. Lo cual haría que describiera el detalle de la piocha, ese tipo de barba terminada en punta que cubre únicamente la barbilla, que no luce Federico Becerra, y que éste, más bien luce abundante bigote, seña particular que no pasaría desapercibida para ningún fisonomista.

Afortunadamente la investigadora Luz María Robles logró localizar una foto  en la cual aparece la verdadera imagen de Marciano Silva. Esta foto fue exhibida durante la Exposición ¡Vuela, vuela palomita...!, Un Panorama del Corrido que, bajo la dirección del etnomusicólogo José Luis Sagrado Castillo, estuvo montada de junio a octubre del año 2000, en la Galería Quinta Margarita del Museo Nacional de Culturas Populares, de la ciudad de México. A partir de ésta  imagen  se hizo más fácil el localizar otras dos fotografías de El Cantor del Sur.

Dé click en la imagen para ampliar.

 

 

PÁGINA ANTERIOR / PÁGINA SIGUIENTE

.
Fuente:

Antonio Avitia Hernández. Las Bolas Surianas: Históricas,
Revolucionarias, Zapatistas y Amorosas, de Marciano Silva.

Avitia Hernández Editores. México, Primera edición 2004.
235pp. Edición del autor.