El Rebelde

 

Soy rebelde del estado del estado de Morelos

que proclamo las promesas de San Luis

soy rebelde lucharé contra Madero

porque al fin nada ha llegado a cumplir.

 

Con mi Winchester, mi caballo y dos cananas

y de escudo la Virgen del Tepeyac,

he de hacer que se respete el Plan de Ayala,

o sucumbo cual valiente liberal.

 

Mi baluarte es la montaña, no lo niego;

y mi nombre zapatista ha de ser;

ante un grupo de pelones no me arredro,

mientras tenga Treinta-Treinta he de querer.

 

Mas en fin, si la muerte me es adversa

y en el campo sucumbiere por desgracia,

moriré pero exclamando con firmeza:

“Vivan las huestes del sur, viva Zapata!”

(CATALINA H. DE GIMÉNEZ. Op. Cit., p. 297)

 

 PÁGINA ANTERIOR / PÁGINA SIGUIENTE

 

.
Fuente:

Antonio Avitia Hernández. Las Bolas Surianas: Históricas,
Revolucionarias, Zapatistas y Amorosas, de Marciano Silva.

Avitia Hernández Editores. México, Primera edición 2004.
235pp. Edición del autor.