Dé click en la imagen para ampliar.

 

Corrido a Zapata

o

Un Pobre Mexicano.

 

Un pobre mexicano escribe humildemente

la historia de unos héroes de quienes voy a hablar,

sus nombres son sagrados de: Francisco Mendoza,

Emiliano Zapata, a quien sujeto está.

 

Mendoza es el modelo de los jefes que operan

por todo el sur y centro de México a la vez,

por eso en los estados de Morelos y Puebla

hay orden y respeto pa’ todo hombre de bien.

 

Los jefes Marcelino Rodríguez y Galindo,

Espinoza y Camaño, Baranda y Primo Sol;

Ignacio Maya y otros, Francisco y José Mozo

Eduardo y Cleofás Torres lucharon con valor.

 

Soldados aguerridos que luchan y sucumben

por defender la Patria que está en vuestro deber;

a los libertadores que amor patrio sentimos

a derrotar a Huerta, ¡Vamos!, no hay qué temer.

 

A todos los traidores que han sido voluntarios

que acompañan a Huerta y a todo su escuadrón,

 

aquí los conquistamos aunque seamos hermanos

que digan que zapata proclama la sinrazón.

 

Justicia y ley reclama, detesta la ignominia

de un gobierno tirano con que nos rige ya;

al toque de campanas ¡Vámonos a las filas

todos los mexicanos que quieran libertad!

 

Se oyen silbar los cuernos, despierta la mañana

concédenos, te ruego, tu santa bendición

tú que eres protectora, Virgen Guadalupana,

a todo hijo de México que ama vuestra Nación.

 

Todos los mexicanos digan: “¡Viva Zapata!

¡Viva también Mendoza y todos los demás!

¡Que muera el mal gobierno de Victoriano Huerta!

¡Que muera o que renuncie, queremos ya la paz!”.

 

“¡Viva la independencia! ¡Viva la libertad

y el Plan de Ayala! que se dio a conocer,

que goce nuestra Patria de paz, tranquilidad

y la nueva reforma resuene por doquier”

 

Una corona ofrezco de mirtos y de rosas,

jazmines y laureles, guirnaldas, flores mil,

a los libertadores de la nueva reforma

esta canción a ustedes yo les envío aquí.

(LUZ MARÍA ROBLES DÁVILA. Op. Cit., cantado por
Margarita  Vázquez Ramírez y Moisés Vázquez Moreno)

 

La guerra zapatista fue sostenida por las comunidades y poblados pequeños del estado de Morelos, lugares de donde provenían la mayoría de los combatientes dados de alta en el Ejército Libertador del Sur.

Dado que, para el Ejército Federal Huertista, era muy difícil combatir a las guerrillas zapatistas en el terreno de las armas, toda vez que, en su táctica de guerra de guerrillas, los zapatistas aparecían y desaparecían al amparo de la sierra del estado de Morelos. Durante los años de 1912 a 1913 y parte de 1914, el general Juvencio Robles y sus subalternos Luis G. Cartón y Alberto T. Rasgado optaron por combatir a los zapatistas cortándoles sus fuentes de abastecimiento, con la destrucción y quema sistemática de las cosechas, con la reconcentración  de la población y con el  incendio de  los poblados que simpatizaban o ayudaban a los guerrilleros zapatistas.

La sensibilidad de Marciano Silva nos da los detalles del terrible periodo del exterminio del estado de Morelos, en las tres bolas surianas antes transcritas.

 

 

PÁGINA ANTERIOR / PÁGINA SIGUIENTE

.
Fuente:

Antonio Avitia Hernández. Las Bolas Surianas: Históricas,
Revolucionarias, Zapatistas y Amorosas, de Marciano Silva.

Avitia Hernández Editores. México, Primera edición 2004.
235pp. Edición del autor.