Danza de Álvaro Obregón.

 

Adiós Álvaro Obregón, general de generales,

no corras bravo campeón, detén a tus carranclanes:

¿por qué te arredra el cañón siendo un caudillo indomable,

si México es tu ambición, por qué lo dejáis, cobarde?

 

Te vas pero a la vez dejas la capital

en la miseria cruel que es triste contemplar;

familias sin tener ni un pedazo de pan

y muertas de hambre y sed ¡Jesús! qué iniquidad.

 

No vuelvas a esta región en donde Zapata impera,

adonde por convención triunfante va por doquiera;

y con la Constitución que te sirve de bandera,

te juzgará la Nación en un consejo de guerra.

 

La ilustre sociedad te cubra de baldón

y el clero en su pesar te envíe su maldición

por tanta iniquidad, fingido Napoleón,

la historia te dará el nombre de ladrón.

 

Adiós Álvaro Obregón, anda dile a Venustiano

que ya a Veracruz llegó el Ipiranga deseado

que se despida veloz de México y sus aliados

que de nada le sirvió llevarse el sillón dorado.

Ya corren y se van los yaquis en el tren,

bello Tenochtitlán no volverán a ver

a esa plaza infernal que se mostró tan cruel

matando sin piedad y robando a la vez.

(CARLOS BARRETO MARK, Op. Cit., p. 34)

 

En 1917, después de promulgada la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por el Congreso Constituyente de Querétaro, convocado por Venustiano Carranza, el general Álvaro Obregón Salido,  dejó la capital del país y se retiró, de manera aparente, a la vida privada y a los negocios en Navojoa, estado de Sonora.

Se llegó a rumorear que, como vencedor de la División del Norte y uno de los principales jefes del Ejército Constitucionalista, Obregón se opondría a Carranza en su ascensión al poder presidencial, sin embargo, para 1919  el llamado Manco de Celaya ya estaba de regreso en la ciudad de México listo para contender por el poder político.

PÁGINA ANTERIOR / PÁGINA SIGUIENTE

 

.
Fuente:

Antonio Avitia Hernández. Las Bolas Surianas: Históricas,
Revolucionarias, Zapatistas y Amorosas, de Marciano Silva.

Avitia Hernández Editores. México, Primera edición 2004.
235pp. Edición del autor.