Corrido de Jesús Capistrán y
Maurilio
Mejía.

 

Hoy amigos la suerte es contradictoria,

cuando el hombre no tira bien sus medidas,

queda escrito en los anales de la historia

lo que le hombre pueda ser en esta vida.

 

Es muy lógico que el hombre sea patriota,

guerrillero y de muy buenas condiciones,

que se gane las presillas y carlotas

con sus hechos, pero en buenas condiciones.

 

Pero el hombre que traiciona a su bandera

es muy poco militar y no es patriota,

ser lo lleva la ambición de las monedas,

son muy raras las personas y muy pocas.

 

En la historia están grabados los traidores,

los que dicen: “Soy patriota”, y no lo son,

sugestionan sus personas y por cobres

nada le hace que se pierda el pundonor.

 

Ante el vulgo es afrentoso que Maurilio

que se entablen relaciones con don Pablo,

que recuerden que González fue el cuchillo

y el verdugo fue Jesús M. Guajardo.

 

Ni el rumor de las espadas han podido,

ni secciones de cañones que emplazaron ,

sólo Jesús Capistrán  y usted  Maurilio

sin más réplica al gobierno se pasaron.

 

Que nos duele tanta sangre que ha corrido

por el bien de nuestros pueblos mexicanos,

todavía con eso, señor don Maurilio,

se transmite un carrancista y vil tirano.

 

Si Zapata reviviera y los viera

todos los que han traicionado el Plan de Ayala,

desearían que se los tragara la tierra

y de vergüenza no le querrían dar la cara.

 

Rancho Nuevo, Chinameca, es un testigo,

allí fue donde sucumbió nuestro caudillo,

el apóstol que teníamos más querido,

que el suriano nunca olvida su sentido.

 

Los valientes nunca corren a rendirse,

el que no ama Dios ni Patria es un tirano,

los presente sólo están para decirles

que muy pronto verá usted su desengaño.

 

La historia ha de condenar a los infieles,

como premiará a los que han sido leales,

los que no se acobardaron con las muelles,

los que firmes sostuvieron sus ideales.

 

Adiós Maurilio Mejía, ya me retiro,

a Jesús Capistrán dará un abrazo,

el que su mano le extiende a su enemigo,

pues, de seguro, sólo le espera el cadalso.

(CATALINA H. DE JIMÉNEZ. OP. Cit., pp. 392 a 393)

 

Maurilio Mejía, a la sazón, sobrino de Emiliano Zapata, fue uno de los principales jefes del Ejército Libertador del Sur. Sin embargo, en 1920, él y el jefe zapatista Jesús Capistrán  se unieron al Ejército Nacional oyendo las voces del Plan de Agua Prieta y las promesas de progreso personal de Álvaro Obregón.

Sin Emiliano Zapata, los  adictos al Plan de Ayala no tenían la suficiente fuerza de cohesión ni de convicción y paulatinamente se irían disgregando.

PÁGINA ANTERIOR / PÁGINA SIGUIENTE

 

.
Fuente:

Antonio Avitia Hernández. Las Bolas Surianas: Históricas,
Revolucionarias, Zapatistas y Amorosas, de Marciano Silva.

Avitia Hernández Editores. México, Primera edición 2004.
235pp. Edición del autor.